click to go to homepage
Director técnico José Mourinho

José evalúa la derrota ante el Brighton

José Mourinho declaró que el Manchester United recibió su castigo por haber cometido demasiados errores en el partido en casa del Brighton & Hove Albion, que terminó en una decpcionante derrota 3-2.

Los goles de Glenn Murray, Shane Duffy y Pascal Gross en la primera mitad, aseguraron los tres puntos para el cuadro local en el Amex Stadium. Romelu Lukaku y Paul Pogba se retrataron en el marcador, pero, aun así, los Rojos fueron derrotados en el primer partido fuera de casa de la Premier League de la campaña 2018/19.

Entérate de lo que el director técnico dijo en sus entrevistas con Sky Sports y MUTV al término del encuentro, así como durante la rueda de prensa...

INFORMACIÓN ACTUALIZADA SOBRE ALEXIS SÁNCHEZ
«No lo sé realmente. Esperemos los resultados de los estudios, pero no creo que sea algo importante. Creo que serán una o dos semanas como máximo».

COMETIMOS DEMASIADOS ERRORES
«Cometimos demasiados errores y por eso nos castigaron. Nos castigaron por cada error que cometimos, y creo que, después del tercer gol, ya fue demasiado difícil para el equipo [remontar]. Lo intentamos en el descanso y el equipo lo intentó en la segunda mitad, pero creo que desde el punto de vista mental, la acumulación de errores y el castigo que recibimos por esos errores traducidos en goles, poco a poco fue llenando de felicidad y confianza a un buen equipo como el Brighton. Esa confianza nos la arrebataron ellos. A veces te equivocas y no te castigan, a veces el adversario no aprovecha lo que le regalas, no aprovecha los errores que cometes. Pero a veces lo hacen, y esta vez fueron casi tres de tres, hoy tuvieron ojo clínico y definitivamente supieron aprovechar los regalos que les dimos y, por eso, creo que se lo merecen».

La crónica: Brighton 3 United 2 article

Fue una tarde decepcionante para los Rojos, quienes sufrieron su primera derrota de la temporada.

FUE DIFÍCIL PARA LOS JUGADORES
«Es muy difícil ganar un partido de esta naturaleza, y es muy difícil para los jugadores ser lo bastante fuertes desde el punto de vista mental para lidiar con las consecuencias de estos errores y seguir luchando para conseguir un resultado diferente. En la segunda parte le costó trabajo al equipo volver a irse al ataque, y el segundo gol habría sido un aliciente y los habría presionado, pero llegó demasiado tarde. El resultado que yo quería era al menos un 3-3, sin embargo, no lo conseguimos. Al menos lo intentamos, pero el gol nunca llegó. No tuvimos muchas ocasiones, pero ellos [Brighton] lucharon realmente duro. Psicológicamente, el Brighton era el equipo feliz y siempre tuvo la ventaja».

NO CRITICARÉ A LOS JUGADORES
«Cuando hablo del rendimiento individual y, a veces, cuando critico a mis jugadores, ustedes [los medios de comunicación] simplemente no lo aceptan. La prensa y los expertos suelen criticarme cuando voy en esa dirección, así que, por favor, no me pidan que vaya en esa dirección, no es bueno para mí. Estaré encantado de analizar el rendimiento de mis jugadores cuando el rendimiento sea muy bueno. Para mí es fantástico estar delante de las cámaras y decir que los jugadores A, B y C tuvieron unas actuaciones fantásticas. Cuando no puedo hacer eso, no me empujen al otro lado porque no quiero ir al otro lado».

ES NORMAL QUE LOS EQUIPOS QUE NO SON FAVORITOS SUBAN SU NIVEL DE JUEGO
«Pienso que es normal que un conjunto con ambiciones diferentes y frente a equipos de grueso calibre se motiven muchísimo, como vimos el día de hoy, pero a veces puede ser una sensación falsa. Creo que lo que marca la diferencia es la felicidad, la confianza y, sin traer nada, iban ganando 2-0, lo que, obviamente, les dio un gran impulso a ellos, pero a nosotros, que íbamos perdiendo, nos hundió».

PERDIMOS LA CONFIANZA Y EL RUMBO
«Claro, no esperaba que cometieran grandes errores; es que aquí no estamos hablando de pequeños errores; cometimos grandes errores y nos castigaron. Por supuesto, cuando pierdes la confianza, hay una tendencia normal a perder un poco el rumbo del plan de juego. Vinimos con una cierta intención y, de pronto, vamos perdiendo 2-0. Anotas el primer gol [para el 2-1] y piensas: ¡bien!, comencemos el segundo tiempo con el 2-1 y con una buena actitud. Pero entonces, cometes ese error y concedes el gol [el 3-1] y los jugadores se van al descanso realmente deprimidos; lógicamente, el Brighton era el equipo feliz. En la segunda mitad, un gol podría haber cambiado las cosas de nuevo, como pensamos que las podría haber cambiado tras la anotación del primer tanto. Pero nuestro segundo tanto llegó demasiado tarde y no nos dio ni siquiera la opción de aprovechar la siguiente pelota. Es extraño porque, por ejemplo, frente al Leicester, el encuentro finalizó con un tiro de esquina en contra nuestra y Schmeichel tuvo 15 segundos para llegar de su arco a nuestro arco y el árbitro esperó esa oportunidad del Leicester luego de señalar el tiempo añadido. El día de hoy, la situación ni siquiera fue un córner, pero en cierto sentido, fue similar. Tuvimos una última jugada y él [el árbitro Kevin Fiend] detuvo el partido cuando el balón iba en el aire. Pero el Brighton merecía ganar. ¡Muchas felicidades para Chris [Hughton] y su equipo! Se lo merecían».

Palabras clave relacionadas