click to go to homepage
Martial y Pogba

La crónica: United 2 Everton 1

Anthony Martial y Paul Pogba fueron los héroes del Manchester United que anotaron los goles de la victoria por 2-1 sobre el Everton en el Old Trafford.

Pogba puso a los Rojos al frente en la primera mitad, con un penalti a dos tiempos, luego de que Jordan Pickford salvara el cobro inicial, sin embargo, no todo fue coser y cantar para el United a partir de ese momento. En la segunda mitad, Martial amplió la ventaja del cuadro local, al anotar su cuarto acierto en sus últimos tres compromisos de Premier League. Pero fue imposible para el United relajarse, ya que el Everton, que había ganado sus últimos tres partidos de liga, se metió de nuevo al juego con una pena máxima ejecutada por Gylfi Sigurdsson.

En los primeros minutos, los Rojos fueron el mejor equipo, pero se puede decir que la suerte les sonrió cuando tomaron la delantera en el minuto 27. En primer lugar, el árbitro Jonathan Moss sancionó una falta de Idrissa Gueye sobre Martial en el área. Las repeticiones televisivas muestran que el centrocampista del Everton aparentemente tocó el balón antes de que el francés cayera en el área. Gueye debe haberse sentido nervioso, ya que había sido amonestado cinco minutos antes por una falta sobre Fred. Moss, sin embargo, consideró que el penalti era castigo suficiente.

Pogba, tras su característica y lenta carrera, cobró el penalti que Pickford rechazó, pero el núm. 1 de la selección inglesa y el Everton nada pudo hacer cuando Pogba convirtió en el rebote.

Martial, quien en los primeros minutos había mandado un peligroso centro que Juan Mata cabeceó a las manos de Pickford, estuvo involucrado en todas las jugadas de peligro del United. El francés se divertía mientras sacaba provecho de cuanta oportunidad se le presentaba por el sector izquierdo del Everton y se deleitó al atacar por el centro y poner de pie a la multitud en el Old Trafford.

Marcus Rashford, jugando en una posición central en lugar de Romelu Lukaku (quien estaba en el banquillo), mandó guardar la pelota después de que Pickford atajara un disparo de Pogba, pero el joven de Mánchester se encontraba en fuera de lugar.

El equipo de Marco Silva respondió con un par de llegadas, pero, afortunadamente para el United, tanto el remate de cabeza de Sigurdsson como el disparo de zurda de Theo Walcott fueron débiles y solo atajadas rutinarias para David de Gea. Justo antes del descanso, el español resolvió otro disparo, ahora un cañonazo de Walcott, lo que permitió que el United se fuera al descanso con una esbelta ventaja.
Paul Pogba
Los jugadores del United felicitan a Paul Pogba tras su anotación desde el manchón penal.
El United se fue al descanso a sabiendas de que una ventaja de un gol era demasiado pequeña como para sentirse cómodos. Y en cuanto arrancó la segunda mitad, un venenoso disparo de Richarlison fue otra llamada de atención de lo mismo. Habría que tener mucho cuidado. Pronto las aguas se calmaron y los Rojos pudieron respirar más aliviados, gracias a Martial, anotador del primer gol.

Esto fue lo que ocurrió: todo el Old Trafford, haciéndose una sola voz, le exigía a Pogba, en una posición central, que se animara a disparar. Sin embargo, el centrocampista decidió centrar para Martial. Desde el momento en que este tocó la pelota, todos los que se encontraban a espaldas del extremo francés en la tribuna Sir Bobby Charlton y aquellos que observaban desde el Stratford End, supieron con toda certeza que su disparo se incrustaría en el fondo de la red.

Fue una ejecución clásica de Martial.
Con el marcador en 2-0 a favor del United, Mourinho realizó su primer cambio, en el minuto 65.

Después de recientemente haber admitido que había dejado a Romelu Lukaku fuera del once inicial debido a la sequía de confianza y goles del belga, el técnico lo envió a la refriega ante su exclub, cuyos fans lo recibieron con una ovación, tal y como se esperaba.

Pero no fueron los Rojos, sino el Everton el que dio el siguiente golpe. Mourinho no había pisado el área técnica ni una sola vez durante todo el partido, probablemente porque eran sus pupilos los que hasta ese momento habían dictado el ritmo del juego. Sin embargo, en cuanto Richarlison, amenazante,  llegó hasta el umbral del arco y tuvo una buena oportunidad de reducir la diferencia en el marcador ante una desatención defensiva, el técnico reconoció la amenaza en ciernes.

Su juego se había vuelto endeble y los Rojos pagaron el precio. Richarlison había presionado de nuevo a la defensa, por lo que Chris Smalling se vio obligado a realizar una fuerte y torpe entrada en el minuto 76. El árbitro señaló penal y Sigurdsson lo ejecutó de buena manera, venciendo a De Gea. El ambiente creció y se hizo electrizante en el estadio.

El recuerdo del partido ante el Chelsea en Stamford Bridge, saltó a la memoria de todos cuando el cuarto oficial señaló seis largos minutos de tiempo añadido. Martial pudo haber apaciguado ese tardío nerviosismo con un gol cantado, sin embargo, fue el arquero Pickford quien ganó el mano a mano con el francés.

A fin de cuentas, el United logró embolsarse los tres preciosos puntos.
Martial
Jordan Pickford aguanta para tapar el disparo de Anthony Martial.
LA INFORMACIÓN DEL PARTIDO

United: De Gea, Young, Smalling, Lindelöf, Shaw; Matic, Pogba, Fred (Lingard 90), Mata (Herrera 85), Rashford (Lukaku 65), Martial.

Suplentes: Romero, Alexis, Rojo, Darmian.

Tarjetas amarillas: Smalling, Matic.

Anotadores: Pogba 27, Martial 49

Everton: Pickford, Coleman, Keane, Zouma, Digne, Gomes, Sigurdsson, Bernard (Lookman 62), Walcott (Calvert-Lewin 77), Gueye (Tosun 77), Richarlison.

Suplentes: Stekelenburg, Baines, Mina, Davies.

Tarjeta amarilla: Gueye.

Anotador: Sigurdsson 77 (pen)

Asistencia:  74 525

Palabras clave relacionadas