click to go to homepage
Junior Stanislas y Luke Shaw.

Bournemouth 1 Manchester United 2

Marcus Rashford, quien entró de relevo en la segunda parte, firmó el gol de la victoria en el tiempo añadido del partido contra el Bournemouth y le dio al Manchester United el triunfo en el Vitality Stadium.

El gol de Rashford, tres días después de su cumpleaños 21, decantó el resultado a favor del cuadro visitante, luego de que, diez minutos antes del descanso, Anthony Martial firmara el tanto que anuló la ventaja que Callum Wilson había conseguido en los primeros minutos de juego.

El United lleva ya cuatro partidos sin derrota en la Premier League y sumó tres puntos gracias a una sólida actuación en la segunda parte, en la que el capitán Ashley Young hizo cimbrar el travesaño con un tiro libre y Paul Pogba y Rashford probaron suerte con sendos disparos.
Antes del saque inicial, el estadio guardó un minuto de silencio en señal de respeto por las víctimas del accidente de helicóptero de la semana pasada en Leicester City, y se escuchó The Last Post en el altavoz del estadio por ser el partido en casa del Bournemouth más próximo al Domingo del Recuerdo. Después de este sombrío momento de reflexión por parte de ambos grupos de aficionados, la multitud rugió de alegría al comienzo del encuentro.

La primera oportunidad fue para el conjunto local, cuando un contragolpe característico del Bournemouth llegó a Ryan Fraser, a quien se le alargó demasiado la pelota cuando se aproximaba a la portería de David de Gea. Aunque el disparo del escocés llevaba dirección de portería, no logró incomodar a De Gea.

Poco después, pudimos ver la amenaza que representa esta nueva línea ofensiva del United, cuando Paul Pogba intentó encontrar a Alexis, de regreso a la acción, con un balón que perforó la defensa del Bournemouth. Simon Francis mandó el balón a tiro de esquina y evitó lo que pudo haberse convertido en un mano a mano para el número 7 del United.
Sin embargo, fueron los Cherries los que se mostraron más peligrosos, ya que tanto Callum Wilson como Junior Stanislas dispusieron de ocasiones desde el interior del área. De Gea atajó el primero, de Wilson, y el disparo de Stanislas fue desviado hacia un costado.

El saque de esquina resultante de Stanislas no fue especialmente peligroso, pero, tras un despeje, su segundo intento de meter el balón al área fue letal: un centro raso que encontró la pierna del delantero Wilson, quien convirtió a bocajarro.

Después del gol, la presión sobre la defensa del United fue implacable. De Gea tuvo que hacer gala de sus buenas reacciones el día de hoy. En una de las venenosas llegadas del rival, vio cómo un disparo de Adam Smith, colándose entre las piernas de un cúmulo de jugadores, afortunadamente, se fue desviado por un costado del poste. A continuación, la hinchada local exigió al árbitro que señalara un penalti luego de que Luke Shaw derribara a David Brooks en un duelo dentro del área, sin embargo, el oficial se mantuvo impasible en su decisión.

A medida que avanzaba el partido, el United comenzó a jugar con mayor determinación y garra y, diez minutos antes del descanso, Martial puso las tablas en el marcador con su quinto gol en cuatro partidos ligueros. El francés irrumpió en el área, Alexis le sirvió un centro en charola de plata y, desmarcado, mandó un disparo de primera intención que pilló a Asmir Begovic a contrapié.
Martial.
Martial celebra después de igualar el marcador.
Tras el descanso, los Rojos regresaron al terreno de juego visiblemente  inspirados y con hambre de gol. Sin embargo, fue nuevamente el Bournemouth el que tuvo la primera clara ocasión del segundo tiempo: David Brooks le dio un buen susto a De Gea desde dentro del área chica con una buena jugada, pero el español reaccionó a tiempo y atajó el balón.

Al United se le presentó entonces una oleada de oportunidades que incomodaron al equipo local. La primera fue para Martial, quien estuvo muy cerca de duplicar la ventaja tras encontrar un centro de Juan Mata, sin embargo, Bogovic salió de su área y despejó el peligro. Las siguientes dos llegadas con veneno fueron de Luke Shaw y Alexis, pero nuevamente el cancerbero intervino para evitar el gol. 

El bombardeo de los Rojos no cesaba… Stanislas derribó a Ashley Young en los linderos del área del Bournemouth. El mismo capitán cobró la falta, y cuando todos pensaban que la pelota se incrustaría en la red,  tuvo la mala fortuna de que la pelota se estrellara contra el travesaño. Fue en ese momento en que Rashford entró en escena. En el rebote, el esférico cayó a los pies del suplente, quien jaló el gatillo, pero su tiro fue bloqueado por Nathan Ake. Poco después, Brooks despejó un intento de Pogba en la línea.
Minutos después, Ake puso a su equipo en aprietos al intentar despejar un centro de Ander Herrera. El holandés lanzó el balón involuntariamente hacia su propia meta, donde Begovic lo pilló al vuelo.

Al equipo local se le presentó la oportunidad de embolsarse los tres puntos cuando Brooks tuvo un mano a mano con de Gea, pero su disparo fue a parar directamente a los guantes del español.

Cuatro minutos de tiempo añadido… lapso en que el muy disputado partido podía haberse decantado para cualquiera de los bandos. Pero, por fortuna, fue el United, que de la mano de Rashford, consiguió la tan ansiada victoria. Pogba le sirvió la pelota, y Marcus incrustó el preciso centro en el fondo de las redes, haciendo enloquecer a la hinchada visitante.

LA INFORMACIÓN DEL PARTIDO

Bournemouth: Begovic; Smith, Ake, S. Cook, Francis, Fraser (Ibe 74), Lerma, L. Cook (Gosling 68), Stanislas (Surman 91); Brookes, Wilson.

Suplentes:
Boruc, Daniels, Mousset, Defoe.

Tarjetas amarillas:
Lerma, Stanislas, Wilson.

Gol:
Wilson 11.

United: De Gea; Young (c), Lindelöf, Smalling, Shaw; Matic, Fred (Herrera 56), Pogba; Mata (Rashford 56), Alexis (Lingard 78), Martial.

Suplentes: Romero, Darmian, Jones, McTominay.

Tarjetas amarillas: Shaw, Young, Rashford.

Goles: Martial 35, Rashford 93.
 

Palabras clave relacionadas