click to go to homepage
Paul Pogba.

Pogba merece más reconocimiento por su contribución

Share With

Paul Pogba es un futbolista que exige que se le preste atención a todo lo que hace. Y atención es algo que recibe, en abundancia, a veces increíblemente positiva, cuando, por ejemplo, anota un fenomenal doblete en el derbi de Mánchester y le da un giro de 180° al juego.

Otras, sin embargo, sumamente negativa. Es casi como si tuviera que hacer algo extraordinario para avalar su enorme talento. Cuando no lo hace, es objeto de duras críticas.

Es fácil entenderlo... la cifra estratosférica que el Manchester United pagó por él y su estatus en el equipo pueden generar que se le critique negativa e incisivamente, así lo expresó el técnico José Mourinho durante las últimas dos temporadas. Neymar lo desplazó como el jugador más caro del mundo, pero, aun así, a escala internacional, se sigue cuestionando al mediocampista maravilla.

Cuando Francia venció a Australia en su partido inaugural de la Copa Mundial, el primer gol fue de penalti, otorgado después de haber consultado el VAR, que le debió mucho a la clara visión de Pogba. Fue su pase al hueco para Antoine Griezmann el que obligó a Joshua Risdon a realizar la ruda entrada.

Inicialmente, el segundo gol se le había concedido a Pogba, cuando, tras realizar dos paredes, incrustó la pelota en la red. Sin embargo, en su trayectoria el esférico rozó a Aziz Behich. A fin de cuentas, el máximo organismo del fútbol anuló el tanto del francés y lo consideró como autogol de Behich; pero, en realidad, todo se redujo al fino trabajo del francés, quien probablemente habría cerrado la jugada con broche de oro de no haber sido por la intervención del defensa.

Ese gol resultó ser decisivo para el triunfo 2-1 de Francia, pero la tan publicitada escuadra de Didier Deschamps apenas suscitó la atención pública.

Lo mismo podemos decir de su segundo partido del Grupo C, donde la selección de Perú perdió 1-0 ante Francia y fue eliminada en un partido que fue más metódico que mágico.

Pese a que Perú tuvo un desempeño bueno, Les Bleus debieron haber hecho algo mejor que ganar por la mínima y meterse a los octavos de final a falta de un partido por jugar en la fase de grupos. Nuevamente, fue el desempeño de Pogba el que criticaron los medios. Sin embargo, fue una de sus genialidades la que desatascó el partido: le robó la pelota al mejor jugador de Perú, Paulo Guerrero, y centró para Olivier Giroud. Cuando el disparo del artillero del Chelsea fue bloqueado, Kylian Mbappe anotó de rebote.

Fue una jugada similar a la de Pogba frente al Tottenham en la semifinal de la Emirates FA Cup, cuando le arrebató la pelota a Mousa Dembele y le dio el pase para gol a Alexis Sánchez, quien con un testartazo hizo que el United se fuera arriba en el marcador. Otro claro ejemplo de que es capaz de quitarle la posesión al rival en la boca del arco y de hacerle daño al contrincante eligiendo la opción correcta.

En resumen: dos partidos en su haber y tres valiosas contribuciones para la creación de los tres goles de su país. No obstante, se tiene la impresión de que Pogba es una de las pocas estrellas que realmente todavía tiene que hacer honor a su reputación en Rusia. Recordemos que el francés de 25 años no tuvo la oportunidad de dejar su huella en el otro partido, ya que se quedó en el banquillo en el tibio empate a cero del martes ante Dinamarca, que a ambos les dio un cómodo pase a la siguiente ronda.

Es posible que en esta ocasión sea el combinado francés completo el blanco de las críticas por haber conseguido el primer empate a cero del torneo. Si Pogba hubiera jugado, quizá no sería injusto decir que habría vuelto a ser el centro de dicha negatividad. Tal como están las cosas, en esta ocasión se ahorrará el escrutinio y ya podrá centrar toda su atención en los octavos de final.

Ahora es cuando las cosas comienzan a ponerse más serias. Es todo o nada. A Francia seguramente le importa un bledo el que aún no hayan brillado como debe ser en Rusia. O, al menos, así debería ser. El grupo de talentosos jugadores de Deschamps cumplieron con el objetivo en la fase de grupos... al igual que Pogba.

Paul Pogba.
Paul Pogba todavía puede ejercer un impacto más contundente en Rusia.
A veces, los expertos opinan que su juego es demasiado ostentoso o extravagante. Cuando juega de forma más conservadora y debe cumplir con una verdadera función, como ha sido el caso en la Copa Mundial, aparentemente la gente le exige aún más. Quizá, en el fondo, lo único que quiere es que Paul mande ardientes pases largos y pruebe suerte con ambiciosos disparos de larga distancia.

Tal vez eso sea lo que vayamos a ver en la fase de eliminación directa, y Pogba por fin será elogiado. Hace cinco años, Pogba ganó el Balón de Oro en la Copa Mundial Sub-20, cuando Francia venció a Uruguay en la final. En ediciones anteriores, Diego Maradona y Lionel Messi ganaron este premio, y este fue el primer indicio de que el francés podía dominar los torneos a escala mundial. Todavía está a tiempo de tener un enorme impacto en el certamen mundialista actual, luego de tomar un merecido descanso de un día en la capital rusa para recargar pilas.
Las opiniones expresadas en este artículo son personales del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista del Manchester United Football Club.

Palabras clave relacionadas