El español Juan Mata.

Mata, motivado a tope para los partidos de abril

Hola a todos. Este lunes empieza abril, uno de mis meses favoritos del año, y la verdad, promete emociones fuertes.

Tenemos siete partidos… y vaya siete partidos.

Echad un ojo a los rivales y convendréis conmigo en que tenemos por delante una serie de retos apasionantes sin apenas tiempo de descanso. Empezando por este próximo martes, que es cuando visitamos a los Wolves en su estadio.

Venimos de ganar al Watford, lo cual es muy importante cuando vienes del parón internacional a pesar de que, honestamente, es obvio que podemos y debemos jugar mejor.

Juan Mata haciendo el calentamiento previo.

El rival era un equipo muy trabajado y sumar los tres puntos era fundamental, así que nos quedamos con lo mejor y nos preparamos para visitar el Molineux Stadium, un campo difícil.

Después, seis partidos en menos de 20 días, algo que pone a prueba realmente la capacidad de la plantilla. Pero es para esto para lo que luchamos, para tener la oportunidad de jugar este tipo de encuentros, así que nos disponemos a prepararlos a tope y gestionarlos de la mejor forma posible.

Por cierto, este pasado fin de semana se produjo el descenso del Huddersfield. Un club modesto que la pasada campaña logró la permanencia, firmando una gran temporada, pero que esta vez no ha podido mantener el ritmo de resultados necesario para continuar en la Premier League. Suerte el año que viene en Championship; esperamos veros de vuelta pronto.

En España, el que no baja el ritmo es el Barça, que derrotó al Espanyol en el derbi de Barcelona. Tampoco el Atlético, que ganó con mucha autoridad en Vitoria.

Pero hoy me gustaría destacar a Iago Aspas. Reaparecía tres meses después por lesión, con su Celta en puestos de descenso y, pese a empezar perdiendo 0-2, se echó al equipo a sus espaldas y lideró la remontada en Balaídos.

Sus lágrimas en el banquillo demuestran que en el fútbol de hoy en día sigue habiendo espacio para los sentimientos. Los futbolistas obviamente nos emocionamos, aunque algunos lo exteriorizamos de una forma y otros de otra, y con Iago se nota que ha sufrido muchísimo todo este tiempo sin poder ayudar a su equipo. Es un crack y se lo merece.

Me despido por hoy. Que tengáis una gran semana. Abrazos.

Puedes leer el blog completo de Juan aquí

Recomendado:

Palabras clave relacionadas