4577

Tarde de héroes en Old Trafford

Manchester United le ganó 2-0 a Manchester City en el Teatro de los Sueños y se quedó con el cuarto derby de la campaña.

Tras hacerse con una buena racha sin derrotas por todas las competiciones, los dirigidos por Ole Gunnar Solskjaer tenían la chance de imponerse en su cancha nada más ni nada menos que ante sus vecinos.

Por ende, pese a haberles ganado dos veces en lo que va de la temporada, los muchachos querían sacar un triunfo en Old Trafford para ponerle fin a una seguidilla poco favorable.

78
Bruno Fernandes y Anthony Martial, una dupla que prometía desde la previa.

En el primer tiempo, los visitantes no dudaron en hacer su juego habitual, moviéndose con la posesión de la pelota para tratar de triangular y llegar al arco de David De Gea.

A modo de contraste, los Red Devils se mostraron tranquilos pese al dominio parcial de los de Pep Guardiola. Sin perder la compostura en la última línea, Harry Maguire lideró una defensa de tres muy bien parada, que logró frenar los avances celestes para rearmarse desde el fondo y salir.

En su afán por hacer valer la localía y tratar de llegar a Ederson Moraes, los chicos de Ole comenzaron a presionar con bastante altura de la mano de Anthony Martial y Bruno Fernandes, dos de los más adelantados junto a Daniel James. Gracias a este buen planteo, el 1-0 no tardó en caer…

A la media hora de partido, Fernandes, que se convirtió en uno de los favoritos de los hinchas en tiempo récord, se hizo cargo de un tiro libre que resultaría clave.

Pese a contar con cierta presencia en el área grande, el portugués sacó a relucir toda su magia al habilitar a Martial con un pase pinchado sumamente preciso. Este fascinante movimiento sorprendió a la defensa de Manchester City, que no pudo atrapar al francés y no tuvo más remedio que verlo meter el primer gol de la tarde.

La reacción de Ederson fue ciertamente floja, pero la picardía del delantero generó un asombro total. Mérito de los atacantes, que no tuvieron problemas en probar algo distinto y arriesgar con una jugada preparada.

Los minutos finales de la primera parte dejaron ver a un conjunto visitante perdido y preocupado por la derrota parcial, que terminó superándolos en varios aspectos, como en las salidas desde el fondo. Lamentablemente, Manchester United no pudo aprovechar este mal momento de los de Pep, pero aun así se fue al vestuario 1-0 arriba.

6788
Anthony Martial, con la frialdad de siempre.

Guardiola, cansado de ver a su equipo incómodo y desconcertado, no dudó en meter mano y realizar dos modificaciones. Los ingresos de Gabriel Jesús y Riyad Mahrez le cambiaron la cara al encuentro, que no tardó en volverse más eléctrico y difícil para los locales.

Manchester City, sin Kevin De Bruyne, empezó a encontrar algunos espacios para triangular y hallar la comodidad a la que tanto está acostumbrado. Por lo tanto, estas continuas aproximaciones obligaron a los Red Devils a tirarse atrás y pararse para salir de contra con James, Fernandes y Martial.

El transcurso de los minutos convirtió en protagonistas a De Gea y compañía, que se vieron algo asediados por el apremio de los atacantes celestes. De todas formas, nunca perdieron la compostura a la hora de rechazar y reanudar el juego, porque sabían de la importancia de este derby y no dejarían que nada les quitara este triunfo.

4677
David De Gea mantuvo el arco en cero ante Manchester City.

Bajo una intensa lluvia invernal, Manchester United aguantó la posesión de los visitantes y se hizo gigante en un momento para el infarto, donde demostró que el característico juego de los de Pep no siempre es superior al resto.

En el cierre, el clásico terminó con broche de oro. En un intento por salir con cierto orden desde el fondo, Ederson regaló la pelota con un pase largo y Scott McTominay, que venía corriendo a la altura de la mitad de la cancha, no titubeó en ningún momento al encontrarse con el arco libre y sacó un fuerte remate que selló el 2-0 final.

El desahogo de la gente, que sobrevivió a la agonía de un segundo tiempo infernal, reflejó el verdadero valor de esta victoria, que no solo le dio tres puntos importantísimos al equipo en la lucha por clasificar a Champions League, sino que le otorgó su primer doblete ante Manchester City por Premier League desde la temporada 2009/10.

5478
Scott McTominay puso el 2-0 final en Old Trafford.

La corrida triunfal de los jugadores y ese abrazo eterno que se dieron en el córner demostró de qué está hecho este club: pasión, amor y compañerismo.

Se vienen tiempos cada vez mejores…

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas