Tony

Una goleada muy satisfactoria

Manchester United le ganó 3-0 a Sheffield United por Premier League, afirmando su fútbol ante la mirada de un Old Trafford distinto.

Tras más de 100 días de espera, los Red Devils finalmente regresaron al Teatro de los Sueños. Sin la presencia de público, sin el aliento habitual de Stretford End, pero con el apoyo virtual de millones de hinchas alrededor del mundo, que volvieron al ritual de sentarse frente al televisor para seguir a su equipo en condición de local.

Luego del empate ante Tottenham Hotspur, Ole Gunnar Solskjaer decidió meter algunos cambios de mitad de cancha hacia adelante para darles una buena oportunidad a hombres como Paul Pogba y Mason Greenwood, que venían de rendir bien en Londres.

OT
Old Trafford y un look adecuado a la "nueva normalidad".

En la primera parte, los chicos arrancaron el encuentro con una fiereza notable, atacando al rival por todos los flancos. Sin dudas, una actitud que muchos anticiparon en la previa, considerando la presencia de tantos jugadores ofensivos.

Por este camino, el 1-0 no tardó en llegar. Marcus Rashford, que aprovechó el parate para recuperarse de una larga lesión, encontró a Anthony Martial con un excelente “centro de la muerte”. Ya en posición, el francés liquidó al arquero en un abrir y cerrar de ojos para reencontrarse con el gol en un momento ideal de la tarde.

Como era de esperar, la ventaja parcial no frenó el avance de los muchachos, que habían empezado a combinar con una liviandad pocas veces vista esta campaña.

Los toques rápidos de Bruno Fernandes, la inteligencia de Pogba y los acertados manejos de Nemanja Matić reflejaron las intenciones del conjunto de Ole, subrayando el poder que puede alcanzar este plantel en el futuro. Porque ilusionarse no cuesta absolutamente nada…

Paul
Paul Pogba fue uno de los mejores jugadores de la cancha.

El desenlace de este primer tiempo continuó beneficiando el crecimiento de los Red Devils, que nunca sacaron el pie del acelerador pese a la superioridad territorial de sus delanteros.

Entusiasmados por ampliar la ventaja, no solo volvieron a marcar, sino que dieron una linda clase de fútbol de la mano de Aaron Wan-Bissaka y Martial.

Esta temporada, el lateral aprendió a subir al ataque, tapándole la boca a todos los que lo habían juzgado antes de tiempo. Y hoy lo volvió a hacer tras meterle una hermosa asistencia al 9, que no perdonó y terminó convirtiendo el 2-0 con una firmeza sobresaliente.

United
El equipo festejó el 2-0 con una tranquilidad notable.

La llegada del complemento disminuyó levemente la presión de los muchachos. No obstante, nunca dejaron de avasallar al rival, manteniéndolo acorralado en su propio sector de la cancha.

Tras varios minutos de serenidad, Manchester United protagonizó la jugada del partido.

Aunque no existan palabras suficientes para detallar la obra de arte que tuvo lugar en el Teatro de los Sueños, cabe destacar lo bella que fue y cómo reflejó el trabajo que viene haciendo este equipo desde el inicio.

El entendimiento de los atacantes rindió sus frutos de manera tal, que Martial no solo se marchó del estadio con un hat-trick en su haber, sino que estableció una combinación perfecta con Rashford, dejando todo lo previo en el olvido.

Tony
Anthony Martial marcó su primer hat-trick con la camiseta de Manchester United.

Después del gol, Solskjaer metió cambios, Sheffield finalmente generó una chance de peligro y el sonido ambiente se volvió ensordecedor. Sin embargo, nada de eso importó, porque los chicos ya habían bajado el telón de una actuación brillante, cerrando un 3-0 vital de cara al desenlace del torneo.

¡Qué manera de volver a casa!

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas