click to go to homepage
Victor Lindelöf

Manchester United 2 Burnley 2

Dos sensacionales goles tardíos en un período de cinco frenéticos minutos le valieron un punto al Manchester United contra el Burnley, sin embargo, la racha de victorias de Ole Gunnar Solskjaer como técnico interino llegó a su fin.

A falta de tres minutos de tiempo reglamentario, todo parecía perdido para Solskjaer y sus hombres, luego de que el Burnley sorprendiera al Old Trafford con sendos goles de Ashley Barnes y Chris Wood en la segunda parte. Sin embargo, los Rojos empataron en un final no apto para cardíacos, con un gol de Paul Pogba desde el punto penal y un tanto de Victor Lindelöf en el minuto dos del tiempo añadido.

Después de probar las mieles de la victoria en la Emirates FA Cup ante el Arsenal, los Rojos sabían que el partido de hoy supondría un reto distinto.

Solskjaer se dio cita el sábado pasado en el Etihad con el objeto de estudiar al rival en el partido entre los Clarets y el Manchester City en el torneo de copa, sin embargo, no le proporcionó demasiada información, ya que el técnico en Turf Moor, Sean Dyche, llamó a solo cuatro de los jugadores que perdieron 5-0 a manos del City.

Dejando atrás la derrota, el Burnely arrancó el partido como un equipo que ha repuntado en la Premier League, tras un terrible comienzo de temporada que se alargó hasta principios del invierno. A partir de entonces, han conseguido tres victorias y un empate en sus últimos cuatro encuentros de liga. Y se puede ver por qué, ya que los visitantes plantean problemas al United desde el primer momento.

Marcus Rashford.
Marcus Rashford falló la mejor ocasión del United de la primera mitad.

Los hábiles, animados y peligrosos Rojos de la era Solskjaer habían desaparecido. El noruego ha enfatizado una y otra vez la importancia de un gol tempranero y, a pesar del lento comienzo, el United estuvo cerca de conseguirlo. En el minuto 9, los Rojos partieron de la línea de medio campo, y Marcus Rashford condujo hacia el frente. El Old Trafford se puso de pie cuando el enrachado delantero se lanzó al ataque.

Rashford, descargó en Romelu Lukaku y el belga le regresó el balón en charola de plata. El Stretford End se levantó y estaba preparado para festejar el sexto gol de Rashford bajo la dirección de Solskjaer pero, a pesar del espacio que tenía, el delantero desaprovechó la ocasión de oro al mandar la pelota por un costado.

El Burnely no estaba llegando a la portería de David de Gea, sin embargo, se conformaba con proponer el juego y presionar al frente en cada oportunidad.

En el minuto 38, Paul Pogba logró vencer al ex-United Tom Heaton en la portería del Burnley, pero el gol fue acertadamente anulado por encontrarse en fuera de juego. Pero al menos el United empezó a lucir de nuevo como el equipo de las últimas jornadas, y Juan Mata probó suerte con un disparo raso que pasó muy cerca.

En cuanto arrancó el segundo tiempo, Mata y Pogba de inmediato pusieron a prueba a Heaton con dos venenosos intentos, sin embargo, no lograron vencer al excanterano del United. Justo cuando todos pensábamos que el United no tardaría en concretar una de sus ferocess embestidas, el Burnley irrumpió en el área y, ante la sorpresa de todos, abrió el marcador en el minuto 51.

Phil Jones salió jugando desde la defensa y le entregó el balón a Andreas Pereira, al que tomó por sorpresa y agarró mal parado. Jack Cork se anticipó y le robó el balón y centró para Ashley Barnes, quien venció a De Gea, antes de que Lindelöf pudiera rescatar la situación con una barrida.

Esta era la primera vez que el United iba abajo en el marcador desde la llegada de Solskjaer al banquillo. ¿Cómo reaccionarían ante el primer momento de real adversidad en sus nueve partidos? La afición local aceptó el guante arrojado por los visitantes y su rugido se dejó escuchar estruendosamente por todo el estadio. Los decibeles aumentaron de nivel cuando la multitud exigió una mano de Ashley Westwood, pero el árbitro Jonathan Moss no se dejó persuadir.

A continuación, Jesse Lingard entró por Pereira, el United se volcó hacia el frente y estuvo a punto de empatar en el minuto 66. Lukaku, frente a la portería, remató de volea un centro de Ashley Young, pero Heaton ahogó el festejo con una salvada acrobática.

Esta fue la última acción de Lukaku, ya que muy pronto fue sustituido por Alexis Sánchez.

El Burnley defendía su área una y otra vez, sin descanso, por aire o a ras de césped, y repelía todos los intentos del United. El juego de los pupilos de Solskjaer se volvió tan precipitado e irregular que el estratega tuvo que pedirle al equipo que se calmara y guardara la compostura. Sin embargo, mientras el United, desesperado, batallaba para recuperar la serenidad, el Burnley aprovechó para duplicar la ventaja. 

Luego de un periodo de gran presión del United, el conjunto de Dyche alivió la propia y se lanzó al frente a toda velocidad. Frente al arco, Westwood centró para Chris Wood, quien con un testarazo batió fácilmente a De Gea, mientras los defensas esperaban que el auxiliar alzara el banderín.

El United pensó que tendría la oportunidad de regresar al partido dos minutos después del segundo tanto del Burnley, cuando el silbante Moss señaló el punto penal por una falta de Ben Met sobre Rashford. Sin embargo, los visitantes protestaron argumentando que había sido cometida fuera del área. Moss entonces cambió de opinión y señaló un tiro libre.

Cuatro minutos más tarde, el oficial del partido volvió a señalar el punto penal, pero esta vez no hubo disputa, Jeff Hendrick había tomado del hombro a Lingard y lo había jalado. En el cobro, Pogba clavó la pelota en el techo de la portería y desencadenó el magnífico final.

Heaton parecía que iba a ser el héroe de la noche, ya que realizó otra gran parada para impedir que Pogba lograra el empate, pero el United no se rindió y, después de que el guardameta salvara milagrosamente un esfuerzo de Alexis, Lindelöf sacó con un imparable remate a bocajarro que le valió el 2-2 en los cinco minutos del tiempo añadido.

Fue un final electrizante, aunque a los Rojos se les acabó el tiempo cuando se lanzaron en busca del tanto decisivo.

Pogba
El penalti de Paul Pogba fue el principio de un final lleno de nerviosismo.

United: De Gea, Young (C), Lindelöf, Jones, Shaw, Matic, Pogba, A. Pereira (Lingard 62), Mata, Rashford, Lukaku (Alexis 67).

Suplentes: Romero, Dalot, Smalling, Fred, Herrera.

Goles: Pogba 87 (pen) Lindelöf 90+2.

Tarjeta amarilla: Mata

Burnley: Heaton (C), Taylor, Cork, Tarkowski, Mee, Barnes, Wood, Hendrick, Westwood, Bardsley, McNeil (Gudmundsson 77)

Suplentes: Hart, Vokes, Gibson, Ward, Vydra, Benson

Goles: Barnes 51, Wood 81

Tarjetas amarillas: Barnes, Taylor, Cork.

Asistencia 74 529

Palabras clave relacionadas