Manchester United cayó ante el West Ham.

Baldazo de agua fría en Londres

Manchester United cayó 2-0 ante West Ham como visitante y dejó en evidencia todo lo que debe mejorar de cara a los partidos que se vienen.

En un encuentro repleto de infortunios y malas decisiones, los dirigidos por Ole Gunnar Solskjaer no encontraron la manera de ponerse al frente durante el inicio del primer tiempo y terminaron perdiendo de una forma sumamente dolorosa y poco evitable, sobre todo por la ausencia de hombres de peso como Paul Pogba y Anthony Martial (lesionados), que dejaron al plantel más corto que de costumbre.

Con Marcus Rashford como único hombre de ataque, el equipo no tuvo más alternativa que volcar toda la responsabilidad sobre el inglés, que no está atravesando su mejor momento de cara al gol. Sin dudas, una tarea más que difícil para afrontar en soledad.

Vídeo
Mira las acciones más relevantes del partido del domingo ante el West Ham United.

Asimismo, la presencia de jugadores como Daniel James o Andreas Pereira no logró influir como se esperaba, por lo que concretar una buena ofensiva se convirtió en una labor casi titánica para un Manchester United desprovisto de generadores de situaciones de peligro, como Mason Greenwood, autor del gol de la victoria ante Astana por Europa League.

Pero pese al resultado final, los de Solskjaer no sembraron dudas en defensa, ya que contaron con un Aaron Wan-Bissaka sumamente comprometido por el lateral, que no hizo más que interceptar aproximaciones de los adversarios, y un Harry Maguire que incluso se armó de tiempo para colaborar en ataque. Otra prueba de que las incorporaciones de esta temporada fueron un enorme acierto.

Manchester United lleva acumulados siete meses sin ganar en condición de visitante por Premier League, y está más que claro que debe mejorar de cara a los partidos que se vienen, sobre todo en la mitad de la cancha, pero el calendario apremia y las soluciones tienen que empezar a emerger casi urgentemente para evitar la aparición de más resultados negativos.

Hoy, los juveniles son la alternativa, pero el equipo necesita reconstruirse lo más pronto posible y, al mismo tiempo, encontrar la identidad que tanto le hace falta. La propuesta más cercana podría incluir el avance de una zaga central conformada por los actuales titulares Maguire y Victor Lindelöf, en conjunto con un mediocampo liderado por Pogba y Scott McTominay, y un ataque plenamente desarrollado que tenga como protagonistas a Rashford y Martial.

El rearmado es posible, y ya empezó. Solo resta equiparse de paciencia y esperar a que empiecen a aparecer los frutos de un trabajo arduo y complejo. Porque no es la primera vez que Manchester United tiene que encontrar el camino tras un largo período de éxitos continuos. Lo hizo después de 1968, y todavía está tratando de hacerlo tras 2013. Los períodos de transición no son para nada cortos, pero cuando se los atraviesa, el arribo del éxito siempre es festejado por todos.

Las opiniones de este artículo son de la autora y no necesariamente refleja el punto de vista del Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas