Bruno

Resumen de campaña: Marzo

Puede que la temporada ya se haya reanudado, pero nunca está de más recordar cómo le fue al equipo antes del break por COVID-19.

Sin dudas, febrero fue un mes prácticamente ideal para Manchester United, teniendo en cuenta que ganó tres partidos de cinco y no sumó nuevas derrotas.

Asimismo, el receso de invierno le dio la posibilidad de volver a empezar y encarar el desenlace de la temporada con un aire diferente, no solo gracias a las incorporaciones de Bruno Fernandes y Odion Ighalo, sino al arduo trabajo realizado por jugadores y cuerpo técnico en Marbella.

En base a estos alentadores antecedentes, muchos hinchas esperaban que el siguiente período fuera superior, considerando la creciente mejora del equipo tanto dentro como fuera de la cancha. Por fortuna, el tiempo acabó dándoles la razón…

El primer día de marzo trajo un empate decepcionante ante Everton en Goodison Park.

En el arranque, David De Gea se descuidó en la salida y terminó regalándole la pelota a Dominic Calvert-Lewin, que tomó el rebote y dirigió el balón hacia el fondo de la red. Pese a este desafortunado momento, Fernandes marcó el empate a los 31 minutos y le devolvió la confianza a sus compañeros.

Tras este cuestionado resultado, los Red Devils viajaron a Pride Park para enfrentar al Derby County de Wayne Rooney.

Con el peso de tener que asegurar la clasificación a la siguiente ronda de la FA Cup, los dirigidos por Ole Gunnar Solskjaer salieron a la cancha con una concentración realmente destacable, que los condujo a ponerse 2-0 arriba antes del entretiempo.

En la segunda mitad, Ighalo selló su primer doblete con el club y bajó el telón de una noche perfecta, que mostró uno de los lados más ofensivos del plantel.

Tres días más tarde, los chicos se prepararon para recibir a Manchester City en Old Trafford, donde jugarían su último encuentro por Premier League antes del break por COVID-19.

Allí, Anthony Martial y Scott McTominay hicieron historia al convertir los únicos dos goles de la tarde, que desataron un festejo interminable en las tribunas del Teatro de los Sueños. Sin dudas, esta victoria representó el punto más alto del equipo en todo el mes de marzo.

El avance de la pandemia llevó a los muchachos a disputar su primer choque a puertas cerradas ante LASK en Austria, donde el gobierno local ya había empezado a tomar medidas para frenar los contagios en el país.

Como era de esperar, la falta de público se hizo sentir en el Linzer Stadion, un recinto relativamente pequeño, pero muy espacioso, que se vio dominado por las voces aisladas de entrenadores y protagonistas.

En el primer tiempo, Ighalo abrió el marcador con un gol espectacular, que más tarde sería reconocido con el premio al mejor del mes, mientras que en el complemento, Daniel James, Juan Mata, Mason Greenwood y Andreas Pereira se unieron al nigeriano con una serie de tantos imposibles de detener.

En aquel entonces, nadie sabía que este iba a ser el último partido de Manchester United en más de tres meses…

No obstante, la lealtad de los hinchas se mantuvo a tope y, pese a no haber podido presenciar el reinicio ante Tottenham Hotspur, ninguno desechó la chance de alentar a su equipo a través del televisor.

Actualmente, la famosa “nueva normalidad” logró adueñarse de la escena futbolística, imponiendo protocolos de seguridad, ausencia de público y contactos físicos innecesarios, como saludos y abrazos de gol. Sin embargo, nunca podrá quedarse con la esencia de este deporte, que siempre será entre 11 contra 11.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas