55666

Un serio semifinalista

Manchester United goleó 3-0 a Colchester United, clasificó a la siguiente ronda de la Carabao Cup y se afianzó como firme candidato a quedarse con el título.

Tras dejar en el camino a Rochdale y Chelsea, los Red Devils sabían que tenían en sus manos la chance inigualable de meterse entre los mejores cuatro de la Copa de la Liga al recibir a Colchester, el único conjunto de la League Two que se las había ingeniado para avanzar hasta estas instancias del torneo. Por consiguiente, Ole Gunnar Solskjaer no dudó en parar a algunos de sus habituales titulares para tratar de dominar el partido con un poco más de comodidad desde el arranque.
6677
Vísperas de Navidad en Old Trafford.

En el primer tiempo, Manchester United se hizo con el control de la pelota rápidamente gracias a la presión de los mediocampistas que, al igual que la defensa, adelantaron algunos pasos para ganar terreno y empezar a ahogar al rival en su propio sector de la cancha. Sin embargo, la falta de claridad a la hora de definir de cara al gol le impidió a los delanteros poner al equipo en ventaja con facilidad. Indudablemente, un problema que vienen manifestando desde el comienzo de la temporada, sobre todo ante conjuntos tan cerrados y cautelosos como Colchester.

El desarrollo del encuentro mantuvo lo visto durante los minutos iniciales, donde los de Solskjaer insistieron en penetrar la muralla visitante con pelotas incómodamente filtradas por el medio y centros algo imprecisos. Pero los chicos sabían que el partido tendría este nivel de dificultad, por lo que no detuvieron el ataque por nada en el mundo.

Nunca es sencillo abrir el marcador ante un adversario tan compacto y ordenado, especialmente cuando se sabe que toda la responsabilidad siempre va a recaer sobre el club de mayor peso. Por lo tanto, hacer valer la localía, satisfacer los requerimientos de propios y ajenos y evitar la presión de cumplir con el objetivo pueden llegar a convertirse en un dolor de cabeza.

Colchester se plantó en la cancha con una sola meta: aguantar lo más posible, hacer tiempo y ganar el partido por penales. Sin dudas, una forma de juego algo irritante pero totalmente válida y digna, teniendo en cuenta las circunstancias. Sin embargo, su suerte no tardó en desmoronarse con la llegada del complemento.

56778
Marcus Rashford volvió a hacer de las suyas por Copa de la Liga.

En el segundo tiempo, la aparición de Marcus Rashford, un delantero que rara vez perdona en los mano a mano, le puso fecha de vencimiento a un encuentro que ya había complicado por demás. Al recibir un pelotazo largo, se hizo con el control del balón en un solo movimiento, avanzó con confianza entre la defensa y liquidó al arquero con un potente remate de derecha.

El arribo del 1-0 condujo al equipo a encontrar la soltura que tanto estaba necesitando, por lo que los goles no tardaron en llegar. El empuje de Mason Greenwood obligó a Ryan Jackson a convertir en su propia puerta. Y, como si fuera poco, Anthony Martial, que también quería participar, se acomodó para hallar un hueco y así reencontrarse con el fondo de la red unos instantes más tarde.

El paso de los minutos no hizo más que confirmar la supremacía de Manchester United, que mantuvo la posesión del balón y hasta buscó estirar la ventaja mediante los constantes surgimientos de Juan Mata y Brandon Williams. Pero el 3-0 fue más que suficiente para cerrar un triunfo abultado y confirmar la clasificación.

6577
Ole Gunnar Solskjaer agradeció el apoyo de los hinchas.

Esta goleada, auspiciada por un gran nivel de paciencia y ganas de jugar, llevó a los dirigidos por Ole a cumplir con el objetivo del día afianzando así su candidatura a quedarse con el título de esta temporada.

Indudablemente, un grupo de serios semifinalistas.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas