5666

Una conquista clave en Wembley

En su afán por llegar al Treble, Manchester United le ganó 2-0 a Newcastle United en la capital y se consagró campeón de la FA Cup en 1999.

EL CAMINO A WEMBLEY

La tercera ronda fue prácticamente un trámite para los dirigidos por Sir Alex Ferguson, que se impusieron por 3-1 ante Middlesbrough en Old Trafford, dejando en claro sus intenciones de volver a quedarse con la copa.

No obstante, este arranque prometedor se vio interrumpido de manera parcial por la aparición de Liverpool, un equipo que lo forzó a dar vuelta un partido increíble cuando solo restaban dos minutos para el cierre.

Más tarde, los Red Devils continuaron pisando fuerte al cosechar dos triunfos ante Fulham y Chelsea en las rondas siguientes. Sin embargo, tuvieron que luchar por demás ante Arsenal en semis, donde Ryan Giggs metió un gol legendario para asegurar la clasificación a la última instancia del torneo.

Vídeo
67

UN MOMENTO CLAVE

Pese a que Manchester United siempre haya estado acostumbrado a dar vuelta encuentros agónicos, lo ocurrido en el replay ante los Gunners fue sumamente excepcional.

La expulsión de Roy Keane lo dejó con un hombre menos sobre el final del tiempo regular, complicando sus chances de recuperar la ventaja. Afortunadamente, su enorme espíritu de pelea le dio la fuerza necesaria para alcanzar el objetivo.

Sobre la hora, Peter Schmeichel le atajó un penal a Dennis Bergkamp, mientras que Giggs interceptó un pase de Patrick Vieira en tiempo extra para desencadenar uno de los goles más maravillosos de la historia de la FA Cup.

LAS ESTRELLAS

Tal y como se vio a lo largo de toda la temporada, el equipo entero demostró contar con lo necesario para alcanzar la gloria eterna, sin poner lo individual por encima de lo colectivo.

67677
Sir Alex Ferguson festejando la obtención del título tras el pitazo final.

LA FINAL

Tras lo ocurrido en el replay ante Arsenal, la final en Wembley resultó bastante tranquila, sobre todo por la posición de Newcastle, que optó por darse por vencido antes de tiempo.

A los 11 minutos, Teddy Sheringham, que había ingresado en reemplazo del lesionado Roy Keane, abrió el marcador con un hermoso remate de derecha, solo para que Paul Scholes ampliara la diferencia al inicio del complemento.

Una semana más tarde, el delantero volvería a ayudar al equipo en la final de la Champions League ante Bayern Munich, donde el Treble finalmente se consolidaría como uno de los logros más brillantes de la historia del club.

Descarga la App Oficial de Manchester United y descubre contenido exclusivo.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas