click to go to homepage
Jesse Lingard.

Reacciones tras el triunfo de Inglaterra sobre Panamá

Si bien Harry Kane acaparó el domingo los titulares con su triplete, Jesse Lingard fue, sin duda alguna, el mejor jugador del triunfo 6-1 sin precedentes sobre Panamá.

El hombre del Manchester United estuvo involucrado desde el principio; con apenas 90 minutos en el reloj, recibió un duro golpe en la mandíbula, pero no dejó que eso lo detuviera y estuvo en el mismo centro de todo lo bueno que hicieron los Tres Leones en el partido mundialista que quedará grabado por siempre en nuestra memoria.

Después de haber desaprovechado varias opotunidades en el primer partido mundialista de Inglaterra, un triunfo 2-1 sobre Túnez, a Lingard se le había quedado una espinita clavada. Pero ayer se la sacó, y ¡con qué estilo!, con el mismo tipo de gol espectacular al que nos tiene acostumbrados en el United.

Inglaterra iba dos goles arriba gracias al testarazo de John Stones y al primero de los dos penaltis que anotó el capitán Kane. Fue entonces cuando, en el minuto 36, Lingard se combinó de buena forma con Raheem Sterling a unos 20 metros del arco y sacó un sensacional disparo con comba que se incrustó en el ángulo superior.

La fenomenal anotación coronó la memorable actuación individual y colectiva de Lingard e Inglaterra, que registró el triunfo más contundente de su historia en una Copa Mundial y avanzó cómodamente a los octavos de final.

Esta es la primera participación de Lingard en un torneo de gran calibre con Inglaterra, tras haber registrado su mejor y más prolífica temporada vistiendo la camiseta roja, en la que anotó 13 goles.

A juzgar por su fenomenal desempeño en sus primeros dos partidos de Copa Mundial, se ve que está disfrutando la libertad que le ha dado Gareth Southgate. Siempre ha sido uno de los jugadores preferidos del seleccionador, recordemos que su relación se remonta al tiempo cuando Jesse jugaba con la selección Sub-21 de Inglaterra. Además, ha trasladado su excelente forma con el United al más grande de los escenarios.

Pese al calor abrasador que hacía en Nizhny Novgorod, los Tres Leones brillaron en la cancha y Lingard estaba al rojo vivo. No cabe la menor duda de que fue el jugador más creativo e influyente del partido. Abrió huecos a voluntad en la defensa de Panamá y fue una molesta piedra en el zapato de la desafortunada selección debutante en la Copa del Mundo.

Su energía, frenética velocidad y carrera directa le causaron todo tipo de problemas al rival. Solo hay que ver el papel que representó en la creación del segundo gol de Inglaterra, cuando un adversario lo derribó por la espalda y el árbitro le concedió la pena máxima.

«FUE MARAVILLOSO HABER ANOTADO»

Muchos hinchas del United ya esperaban que Jesse dejara huella en Rusia. ¡Y qué huella dejó en el partido ante Panamá! Fue el artífica de un fenomenal gol, que sin duda alguna figura ya entre los mejores del torneo hasta ahora.

¿Qué sentiste al anotar el segundo tanto de Inglaterra el domingo por la tarde? Jesse, quien está participando apenas en su segunda Copa Mundial, le respondió a BBC Sport: «Se siente increíble, pero lo mejor fue que ganamos. Somos los primeros de la tabla y podemos jugar con toda confianza ante Bélgica. Es sensacional el ambiente entre todos nosotros, hay un gran espíritu de equipo en este momento».

«¡Claro!, con el equipo que tenemos y con la confianza hasta el cielo, Inglaterra puede llegar hasta el final, no veo por qué no, pero vamos a ir partido a partido».

«FUE UNO DE ESOS PARTIDOS EN LOS QUE DEFINITIVAMENTE QUIERES PARTICIPAR»

Esta es también la segunda vez que el compañero de Jesse, Ashley Young, participa en una Copa del Mundo. Es el jugador más veterano de la joven selección de Inglaterra, tiene 32 años.

Su primera salida como titular en la fase de grupos del Mundial fue ante Túnez, jugando como lateral izquierdo, y, en la segunda, ante Panamá, una vez más le devolvió la fe a Southgate con su sólida actuación y mostró su versatilidad al jugar por la derecha los últimos 20 minutos, luego de que Danny Rose entrara por Kieran Trippier.

Young, quien anteriormente ya mencionó que está haciendo realidad un sueño de la infancia al jugar en la Copa del Mundo, está fascinado de poder vestir la camiseta de Inglaterra en el gran escenario mundialista, en particular en un día que pasará a formar parte de los anales históricos de su país.

«Fue uno de esos partidos en los que definitivamente quieres participar», le dijo a BBC Sport tras el silbatazo final. «Lo más importante fue haber conseguido el triunfo, y además ¡con qué estilo! Nos sentimos un poco decepcionados por la forma en que nos anotaron, pero eso no le hace sombra a la actuación general. Hoy hicimos historia, y es apenas el comienzo de lo que viene».

Tanto Lingard como Young –así como Marcus Rashford y Phil Jones, que se quedaron en la banca ante Panamá– aspiran a volver a jugar el jueves, cuando Inglaterra enfrente a Bélgica en Kaliningrado, enfrascados en la lucha por terminar en el primer lugar del Grupo G.

Sin embargo, Young es consciente de la feroz competencia que existe por conseguir un puesto en el once inicial, lo que considera saludable para el equipo.

«El técnico va a escoger el equipo para el próximo partido, pero los chicos han estado entrenando con muchísima intensidad porque todos quieren jugar, y ojalá sigan así durante mucho tiempo». «Creo que fue evidente la gran confianza con la que llegamos al partido [ante Panamá]». Pudo haber sido una actuación casi perfecta.

«Desde el principio dije que nuestro espíritu de equipo es increíble. Es un equipo que quiere jugar, todos quieren la pelota, nadie huye de ella. Tenemos que seguir trabajando, pero este es solo el comienzo de algo bueno que está por venir».