Dave

Derrota por la mínima en Dorset

Bajo un Vitality Stadium pasado por agua, donde se recordó a los caídos en la Primera Guerra Mundial, Manchester United perdió 1-0 ante Bournemouth por Premier League y le puso fin a una racha de tres victorias consecutivas como visitante.

Ole Gunnar Solskjaer optó por meter cuatro cambios en relación al equipo que paró ante Chelsea por Copa de la Liga, pero repitió el once que le ganó 3-1 a Norwich City el fin de semana pasado, tratando de encontrar regularidad y un mayor entendimiento entre sus jugadores.

Con Marcus Rashford y Anthony Martial en la delantera, los Red Devils presionaron al rival en la salida e intentaron abrir el marcador lo más rápido posible mediante movimientos veloces que incluyeron la participación de Daniel James y Andreas Pereira por el centro. Sin embargo, la falta de precisión los llevó a disminuir la intensidad del ataque de forma gradual, cediéndole terreno a los locales, que poco a poco comenzarían a hacerse fuertes de mitad de cancha hacia adelante.

Andreas
Andreas Pereira en acción ante Bournemouth por Premier League.

De la mano de los siempre peligrosos Callum Wilson y Joshua King, Bournemouth empezó a generar espacios entre los defensores pero sin producir grandes sustos. Igualmente, su dominio despertó la atención de los de Solskjaer, que no pudieron mantener su pequeña superioridad por más de 15 minutos.

El desarrollo de la primera parte se transformó en una especie de ida y vuelta, que terminó beneficiando a los dueños de casa. Porque cuando tan solo restaban unos segundos para el entretiempo, la aparición en solitario de Joshua King logró marcar la diferencia. El noruego hizo la individual moviéndose en una baldosa, donde consiguió acomodar la pelota de pecho, pegar la media vuelta y liquidar a David De Gea con una volea corta de derecha. Sin dudas, un gol de otro partido.

En el complemento, los dirigidos por Eddie Howe mantuvieron el control del encuentro dificultando la tarea del rival en prácticamente todas las áreas.

Sin un gran conductor en el mediocampo, Manchester United presentó varios problemas a la hora de crear jugadas de peligro y se mostró bastante desordenado en ataque, repitiendo una actuación antes vista en la actual campaña.

El inteligente retroceso de Bournemouth, que no dudó en pararse para salir de contra e intentar estirar la ventaja con una que otra llegada al área de De Gea, complicó aún más la labor de los visitantes. Su falta de ideas y el apremio del reloj los llevó a recurrir a remates de larga distancia y centros poco efectivos, que aparecieron con los ingresos de Mason Greenwood y Brandon Williams.

Marcus
Marcus Rashford se lamenta tras una buena actuación del rival.

La floja presentación de hoy les costó los tres puntos y la chance de sumar su cuarta victoria consecutiva como visitante tras eliminar a Chelsea por la Carabao Cup. Indudablemente, un resultado decepcionante que le puso fin a una racha que había ilusionado a muchos.

A pesar de todo, un mal día no va a suprimir lo conseguido por el equipo hasta el momento, que se destapó con la vuelta de Anthony Martial y encontró un potencial líder en Scott McTominay.

Todavía hay mucho camino por recorrer.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas