Robin van Persie

Una guardia de honor como ninguna

Robin van Persie dio detalles sobre uno de los momentos más incómodos de su breve paso por el club.

En 2013, Manchester United se consagró campeón de la Premier League cuatro fechas antes del final del torneo, por lo que recibió el reconocimiento de varios equipos entre abril y mayo de ese año.

Tras confirmar la obtención de un nuevo título ante Aston Villa en Old Trafford, donde el delantero se destacó con un triplete sencillamente fantástico, los dirigidos por Sir Alex Ferguson viajaron a Londres para visitar a Arsenal en el Emirates. Allí, los hombres de Arsène Wenger formaron dos columnas para aplaudir a los Red Devils en un acto de suma cordialidad.

Robin van Persie
Robin van Persie y Sir Alex Ferguson en mayo de 2013.

Pese a respetar la tradición de estas clásicas guardias de honor, que se remontan a la década de 1950, el holandés recordó la incomodidad que sintió durante este icónico momento, teniendo en cuenta su pasado por el conjunto de la capital.

“No me gustó. Algunos de ellos eran mis amigos, porque pasé ocho años allí. Pude ver en sus caras que no les agradó en absoluto. Creo que es un buen gesto para los campeones, pero no se sintió bien ni para mí ni para Arsenal. Fue un poco incómodo”, confesó durante el episodio más reciente de UTD Podcast.

“Desde mi punto de vista, no tendría que haber sucedido. De todas formas, así son las reglas y, en general, estoy de acuerdo con este tipo de reconocimientos, pero no me gustó lo que ocurrió ese día en particular”, agregó.

Sin dudas, el fichaje de van Persie fue una jugada maestra de Sir Alex, considerando cómo se dieron las cosas en el futuro, ya que el atacante marcó 26 goles en su primera temporada con la camiseta de Manchester United. En este período, no solo ganó su primera Premier League, sino que se quedó con el Golden Boot por segundo año consecutivo.

A pesar de esto, Robin venía de jugar casi una década en los Gunners, donde enfrentó al equipo del escocés en varias oportunidades antes de sellar su pase al Teatro de los Sueños.

“Siempre teníamos la sensación de que estábamos en partido, jugando bien. Pero, de repente, nos encontrábamos uno o dos goles abajo. Eso fue cuando contaban con futbolistas rápidos como [Cristiano] Ronaldo o Nani”, recordó.

Robin
Durante su paso por Arsenal, el holandés tuvo que enfrentar a defensores como Rio Ferdinand y Nemanja Vidić.

“Perdíamos 2-0, pero siempre salíamos de la cancha creyendo que habíamos hecho las cosas mejor que ellos. Esa era nuestra opinión, pero la mayoría del tiempo nos doblegaban con contraataques, tiros de esquina. Sabíamos dónde teníamos que mejorar, pero no era fácil con esos muchachos enfrente”, añadió.

A modo de cierre, el artillero destacó el trabajo de los zagueros del momento, que siempre le dificultaban las cosas a la hora de atacar: “Tenían hombres que sabían cómo ganar y cómo resguardarse. Tuve que hacerle frente a Rio [Ferdinand], Jonny [Evans], Vida [Nemanja Vidić] y John O’Shea. Los cuatro eran grandes defensores, y creo que por eso lograron hacer la diferencia”.

“Estos chicos daban todo de sí para bloquear una pelota o defender un remate del rival. Además, sabían trabajar en equipo para repeler cada tiro de esquina. Siempre fue difícil meter un gol ante Manchester United”, concluyó.

Descarga la App Oficial de Manchester United y descubre contenido exclusivo.

Recomendado: