356347654

Un empate que duele

Manchester United igualó 2-2 ante Aston Villa en Old Trafford y desperdició una oportunidad clave de cara a los partidos que se vienen.

Tras el 3-3 ante Sheffield United en Bramall Lane, los dirigidos por Ole Gunnar Solskjaer tenían la responsabilidad de volver a sumar de a tres como local para achicar la brecha por Premier League y encarar el último mes del año de la mejor manera.

En el arranque, Aston Villa se puso en ventaja antes del primer cuarto de hora con un golazo de otro partido de Jack Grealish, que dejó haciendo vista a David De Gea. Sin dudas, una situación que comprometió a Manchester United a pocos minutos del inicio obligándolo a tomar la batuta de cara al desarrollo del encuentro.

Pese al desconcierto en el mediocampo, Andreas Pereira se redimió de forma parcial con una gran habilitación al dejar en soledad a Marcus Rashford, que no dudó en marcar el empate de cabeza para revivir al equipo antes del entretiempo. Segundos más tarde, el panel de la liga le otorgó el gol al arquero Tom Heaton. Una decisión controvertida, que cortó la racha del delantero pese a su clara participación en el 1-1.

54y5474
Marcus Rashford poniendo el 1-1 ante Aston Villa en Old Trafford.
En el complemento, los Red Devils empezaron a acorralar a los visitantes, por lo que el 2-1 no iba a tardar en llegar. Victor Lindelöf aprovechó una pelota peinada por un rival para conectar un cabezazo letal y poner en ventaja a los locales por primera vez en el partido.
La remontada de Manchester United parecía haberle dado una suerte de aire a los jugadores, que no la estaban pasando del todo bien en la cancha. De todas formas, la igualdad de Aston Villa cayó al instante gracias al surgimiento del intrépido Tyrone Mings, un central que no quiso verse opacado por el tanto de Lindelöf y se sumó a la lista de goleadores con una volea inesperada. Mientras tanto, los hinchas visitantes estaban viviendo una absoluta fiesta en la tribuna.
346346747
Ole Gunnar Solskjaer aplaudió a los hinchas tras el pitazo final.

Las desatenciones de los de Solskjaer les jugaron una mala pasada, al igual que su falta de ideas a la hora de generar ocasiones de peligro, sobre todo durante el inicio. En el segundo tiempo, su notable mejora no les alcanzó para volver a ponerse en ventaja, por lo que terminaron desperdiciando una gran chance de meterse entre los primeros cinco del campeonato.

Sin embargo, un buen resultado ante Tottenham y Manchester City podría reubicarlos en un momento crucial del torneo doméstico.

Las últimas conexiones entre los delanteros demostraron que los muchachos tienen la capacidad de herir a cualquier defensor, pese a su falta de claridad en algunas oportunidades. Por lo tanto, una mayor concentración sumada a un aumento en la confianza de futbolistas como Anthony Martial y Daniel James podrían colaborar en la obtención de futuros triunfos.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas