566

Un partido verdaderamente histórico

Hace exactamente 21 años, Manchester United le ganaba a Arsenal por semis de FA Cup para mantener vivo el sueño de una nueva conquista doméstica.

La temporada 1998/99 siempre será recordada como la más exitosa de la historia del club, no solo por los títulos que el equipo obtuvo durante este período, sino por el modo en el cual solía vencer a sus rivales tanto a nivel local como internacional.

Los últimos 10 días de esta campaña fueron absolutamente espectaculares, ya que albergaron las definiciones de nada más ni nada menos que tres campeonatos: la Premier League, la FA Cup y la Champions League.

Sin embargo, muchas cosas pasaron antes de llegar a estas instancias decisivas. Y, una de ellas, fue el replay ante Arsenal.

5477
David Beckham, Ryan Giggs y Teddy Sheringham festejando en el vestuario.

Tras empatar tres partidos de forma consecutiva, los dirigidos por Sir Alex Ferguson sabían que tenían que dejar todo ante los de Londres para mantener vivo el sueño de una nueva conquista doméstica. Por lo tanto, no se tomarían este encuentro a la ligera…

Bajo un Villa Park repleto de hinchas de ambas parcialidades, los chicos salieron a la cancha con un solo objetivo: la victoria.

Con el afán de demostrar todo su poderío ofensivo y ponerse en ventaja antes de la primera media hora de juego, los Red Devils rompieron con el cero de la mano de David Beckham, un hombre que solía destacarse por aparecer en los partidos importantes.

Luego de una simple, pero efectiva combinación con Ryan Giggs, el inglés ni siquiera paró la pelota y sacó un derechazo brutal, que dejó sin ningún tipo de chance al arquero David Seaman.

El 1-0 parcial le dio cierto margen a Manchester United de cara al desarrollo del encuentro. Sin embargo, el empate de Dennis Bergkamp y la expulsión de Roy Keane lo obligaron a modificar el plan de juego, teniendo en cuenta que solo restaban 20 minutos para el final.

Gol del día: Beckham ante ArsenalVídeo

Pese a los esfuerzos y al penal atajado por Peter Schmeichel, el tiempo regular no le alcanzó para dar el golpe. Por ende, el replay tuvo que definirse en suplementario, una instancia donde el cansancio siempre puede jugar en contra.

Por fortuna, la palabra “cansancio” nunca figuró en el diccionario de Giggs, un atacante joven, veloz y dispuesto a hacer lo necesario para conseguir la clasificación.

Esa noche, el galés no paró de correr, pero nunca se hubiese imaginado que estaría a punto de convertir uno de los goles más aclamados de toda la historia de la FA Cup.

A los 109 minutos, un mal pase de un hombre de Arsenal favoreció al siempre atento Giggs, que se hizo con el control del balón y comenzó a avanzar hacia el área. Tras superar a dos defensores, no tardó en abandonar la banda izquierda para meterse en el corazón del territorio rival y tratar de marear a los de rojo.

Sus pequeños, pero rápidos movimientos desconcertaron a los centrales y lo dejaron a un paso de Seaman. Por ende, con solo un objetivo en mente, el eléctrico puntero le reventó el arco al inglés para poner el 2-1 final y desatar la locura de toda la gente que había viajado a Villa Park en busca de una nueva alegría.

Vídeo
6577
"Es una corrida maravillosa de Giggs", dijo el relator segundos antes del gol. ¡Inolvidable!

Los efectos de este gol épico le dieron vía libre a un festejo interminable, que incluyó a su protagonista en una eterna carrera con el torso desnudo.

Tanto jugadores como hinchas se unieron en un abrazo simbólico, que representó a la perfección el desahogo de una noche insólita. Una noche que, 21 años más tarde, todavía vive en la memoria de todos.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas