click to go to homepage
Marcus Rashford.

Tottenham 0 Manchester United 1

Este domingo, Ole Gunnar Solskjaer hizo historia con el Manchester United, en triunfo 1-0 sobre el Tottenham, que queda definitivamente para la memoria.

Gracias a esta victoria, el técnico interino se convirtió en el primer hombre en sumar seis triunfos en sus seis primeros partidos disputados al timón del United; además, se redujo la brecha que separa a los Rojos de los cuatro primeros lugares de la clasificación.

El momento decisivo del partido llegó justo al filo del descanso, cuando Marcus Rashford batió a Hugo Lloris para cosechar tres puntos para el United. También fue un partido que será recordado por las hazañas de David de Gea, ya que el guardameta español realizó varias paradas excepcionales que frustraron los intentos de gol del Tottenham.

Los visitantes hicieron nueve cambios al equipo que derrotó al Reading en la FA Cup hace ocho días y dos al que disputó la última jornada de la Premier League, la victoria por 2-0 sobre el Newcastle United.
Marcus Rashford.
Marcus Rashford puso el 1-0 en el marcador.
De la alineación que se enfrentó a los Royals, únicamente quedaron Phil Jones y Ashley Young. Con respecto al enfrentamiento con el Newcastle, Ashley Young reemplazó en la cancha a Antonio Valencia y Jesse Lingard, a Juan Mata.

El comienzo del choque en Wembley fue frenético, ya que ambos equipos eligieron alineaciones claramente ofensivas, pero los Rojos indudablemente dominaron en los primeros 20 minutos.

Los tres delanteros de Solskjaer arremetieron repetidamente contra la zaga de los Spurs con potencia y velocidad y causaron numerosos problemas a los centrales Jan Vertonghen y Toby Alderweireld.

Sin embargo, los locales lograron crear la primera oportunidad propiamente dicha del partido, cuando Heung-min Son recogió el balón dentro de su propio campo y condujo para enfrentarse a la defensa del United. El acertado pase del surcoreano encontró a Harry Winks en el área de los Rojos, pero De Gea salvó debidamente el disparo.

Poco después, los Rojos estuvieron a punto de tomar la delantera. En el minuto 11, Paul Pogba hizo un pase perfecto que encontró a Ander Herrera en la esquina derecha del área, y este descargó en Young, quien centró de primera. Lingard, en el segundo palo, encontró el pase, pero su disparo salió desviado y se perdió por encima del larguero.

Rashford puso a Hugo Lloris a prueba por primera vez en el partido, cuando se encontró habilitado dentro del área tras un rápido contraataque. Sin embargo, el portero francés atajó el tiro del joven delantero.
Rashford no dejó de causar estragos en la defensa de los Spurs, y Nemanja Matic no tardó en servirle un balón en al área, pero la bandera del juez de línea le negó toda oportunidad de gol.

En el minuto 18, el guardameta del Tottenham fue llamado de nuevo a la acción. Esta vez hizo un espléndido esfuerzo para negarle con los pies el gol a su compatriota Anthony Martial.

El Tottenham seguía llegando con peligro y, si Harry Kane hubiera conseguido mover los pies más rápido, podría haber convertido un gol a mitad de la primera parte. Afortunadamente para los Rojos, el balón rebotó en el área y la defensa de los visitantes lo despejó.

El Tottenham creyó haber tomado la delantera a la media hora de juego, cuando Kane encontró el fondo de las mallas, pero su gol fue acertadamente anulado por fuera de juego. El delantero inglés había tocado el balón con la punta del pie, después de que Dele Alli hiciera un remate con dirección a portería tras un centro de Kieran Trippier.

Después de los frenéticos intercambios iniciales, la primera parte terminó de manera un tanto deslucida, debido en gran parte a una breve interrupción del juego cuando Moussa Sissoko recibió atención médica a causa de una lesión muscular que finalmente lo obligó a abandonar la cancha. Erik Lamela entró en su lugar.

El dominio del United en la primera parte se vio recompensado justo antes del descanso, cuando Marcus Rashford puso el 1-0 a favor del cuadro visitante.

Pogba sirvió otro espléndido trazo largo desde el medio campo ante la llegada de Rashford por la derecha. El número 10 superó a Vertonghen y enganchó un potente tiro raso cruzado con poco ángulo que se clavó pegado al poste izquierdo de la portería.
Paul Pogba.
Paul Pogba fue la fuerza motriz en la media del United.
La segunda parte comenzó tan movida como la primera, y fue David de Gea quien tuvo mayor presencia en los primeros minutos: hizo una parada de rutina a intento especulativo de Son, una monumental salvada con los pies a disparo de Kane y un fenomenal lance para evitar el gol de cabeza de Alli.

Sin embargo, muy pronto la acción se fue al otro extremo de la cancha y, en el minuto 53, Lloris hizo una fantástica atajada a testarazo de Pogba.

Instantes después, Pogba volvió a poner a prueba al arquero francés. En esta ocasión, el mediocampista jaló el gatillo, pero el tiro se desvió; el esférico volvió a caer a sus pies dentro del área y, en este segundo intento, obligó al guardameta del Tottenham a realizar una parada verdaderamente acrobática. 

La segunda mitad, así como la primera, fue de un constante ir y venir. Justo antes del minuto 60, un cabezazo de Kane derivado de un córner estuvo cerca de empatar el partido. A continuación, un centro de Trippier se estrelló en el hombro de Lamela y se fue por encima del travesaño.

¿Por qué tanta gente piensa que De Gea es el mejor portero del mundo? En esta tarde, el español nos dio la respuesta: simplemente estuvo colosal, monumental entre los tres palos del United. Demostró en al menos siete ocasiones su inigualable habilidad defensiva e hizo gala de sus sensacionales reflejos. En el minuto 65, en un vertiginoso contraataque del Tottenham, Kane burló a Luke Shaw buscando a Alli. Cuando este irrumpió en el área, el cancerbero español le achicó el ángulo e hizo otra asombrosa salvada con los pies.
Ole Gunnar Solskjaer
Ole saluda a los fans después de otro gran triunfo.

Cinco minutos más tarde, sus pies crearon otro momento mágico. Evitó que, tras un córner de los Spurs, Alderweireld igualara el marcador, y, solo instantes después, detuvo con las manos un venenoso tiro libre con comba de Kane.

Como ocurrió en el primer tiempo, a 20 minutos del silbatazo final, el ritmo del juego se redujo. No obstante, De Gea se vio obligado a entrar en acción en dos ocasiones más. En la primera, para tapar un derechazo de Alli desde dentro del área y, en la segunda, para repeler, nuevamente con los pies, un disparo de Kane.

Los visitantes se volcaron al frente en la recta final del duelo, y la defensa logró evitar que los Spurs generasen muchas ocasiones de gol. Sin embargo, cuando lo hicieron, De Gea siempre dijo presente. La última vez que intervino, en el minuto 89, fue para salvar un insidioso disparo del relevo Fernando Llorente.

El artillero español creó la última oportunidad del encuentro: controló la pelota y buscó a Kane, quien se encontraba a unos cuantos metros de distancia. Sin embargo, el atacante no consiguió conectar de buena forma con el centro y, a fin de cuentas, el United se embolsó los tres puntos.

LA INFORMACIÓN DEL PARTIDO

Tottenham: Lloris (c), Trippier, Alderweireld, Vertonghen, Davies, Winks (Llorente 80), Sissoko (Lamela 42), Eriksen, Alli, Son, Kane.

Suplentes: Gazzaniga, Rose, Sánchez, Foyth, Skipp.

Tarjeta amarilla: Alli

United: De Gea, Young (c), Lindelof, Jones, Shaw, Matic, Herrera, Pogba (McTominay 90), Lingard (Dalot 83), Rashford, Martial (Lukaku 73).

Suplentes: Romero, Andreas, Fred, Mata.

Tarjetas amarillas: Herrera, Pogba

Anotador: Rashford (44)

Árbitro: Mike Dean

Asistencia: 80 062

Palabras clave relacionadas