Wayne Rooney grafico UTD Unscripted

UTD Unscripted: Conociendo a un joven Rooney

“Ten cuidado, ese niño es súper rápido”.

Jim Ryan, nuestro entrenador en ese momento, le hablaba a todos los defensores durante el entretiempo de nuestro partido ante Everton en Old Trafford en 2002. Se refería a un niño llamado Wayne Rooney. Yo no sabía mucho de él, pero sí sabía que era el niño que le había anotado un golazo increíble al Arsenal - y David Seaman - un par de semanas antes.

Con ese gol, yo ya lo tenía claro. Primero, fue una muestra de precocidad, una muestra de clase porque realmente fue un gol perfecto. Segundo, el hecho de que haya tenido la valentía para intentar ese remate demostró que estaba preparado para tomar riesgos. Además, decidió rematar a gol en vez de fijarse en los demás jugadores, porque era valiente, tenía coraje, creía en sus habilidades y ese gol demostró que él era mucho más avanzado que cualquier otro futbolista de 16 años en el mundo.

Ese gol fue un anuncio que decía: Oigan muchachos, ya estoy aquí. Prepárense. Pertenezco a este nivel.

Mikael Silvestre afirma

Yo no sabía mucho de él, pero sí sabía que era el niño que le había anotado un golazo increíble al Arsenal - y David Seaman - un par de semanas antes. Ese gol fue un anuncio que decía: Oigan muchachos, ya estoy aquí. Prepárense. Pertenezco a este nivel.

Todavía no era un futbolista completo, pero con ese gol avisó a todo el mundo que estaba listo para la Premier League y que no tendría miedo de enfrentarnos en Old Trafford.

Jim lo había observado durante años, así que sabía mucho de él. Cuando nos advirtió, significó algo. Así que cuando Rooney pisó el campo de juego faltando unos 20 minutos para el final, me acordé de esa advertencia. ¡Aún así, me tomó por sorpresa la primera vez que me encaró!

Habían pasado unos 10 minutos cuando [Rooney] dio un giro, me dejó en el camino, dejó en el camino a un par de defensores adicionales y sacó un remate que Fabien Barthez tuvo que atajar. Yo era rápido, pero él se me escapó. En ese momento yo pensé: “Ohhh, Jim tenía razón. ¡Este niño es súper rápido!”

Ya se notaba que él no tenía ningún tipo de temor. Ya fuera en Old Trafford o en el jardín de su casa, le daba lo mismo. De inmediato nos demostró su habilidad.

Obviamente cada temporada jugamos contra el Everton, así que enfrenté a Wayne varias veces a lo largo de los siguientes años y nunca fue fácil. Creo que su mayor fortaleza es atacar desde la izquierda, atravesando la cancha. Colócate en la posición del defensor. Debo girar a mi izquierda y él esta avanzando la pelota con su pie derecho, es muy difícil marcar a Wayne de esa manera. Vas a llegar tarde a la cobertura por su toque, su coordinación, su ritmo, su manera de encontrar un espacio para rematar o seguir driblando. Es algo que vimos en su primera presentación en Old Trafford y es algo que siempre ha tenido.

Desde el primer día, para mí, ese ha sido su mayor talento: su capacidad para leer las posiciones, incomodar a los defensores y encontrar espacios para crear una ocasión de gol o asistencia.

No se demoró mucho en ser convocado a la Selección de Inglaterra y fue integrante del plantel para la Eurocopa 2004, a pesar de su joven edad. Francia quedó en el mismo grupo y tuvimos un debut realmente complicado ante Inglaterra para comenzar la campaña.

Antes le había advertido a Lilian Thuram sobre Wayne. Fabien también le advirtió. ¡Creo que Lilian tal vez fue un poco arrogante! Inglaterra ya ganaba 1-0 cuando Wayne lo dejó en el camino en la segunda mitad. Yo tuve que cubrir el espacio, llegué tarde y cometí penal. Nuevamente, su velocidad, su juego directo había causado grandes problemas. Afortunadamente para nosotros, Fabien atajó el penal de Becks. Y también tuvimos la suerte de contar con un tipo llamado Zinedine que marcó dos goles sobre el final para darnos el triunfo.

Después del partido, hablamos de él, hablamos de lo que nos había hecho. Él ya tenía su reputación, por lo que no nos tomó totalmente por sorpresa, pero en esa época no había muchos videos, los jugadores no analizaban a los rivales como lo hacen ahora. Ahora todos en el vestuario sabían quién era Wayne Rooney, todos los que habían visto el partido sabían quién era y, una vez finalizado el torneo, el mundo entero sabía quién era Wayne, así de bien jugó. Sencillamente fue excelente.

Así que cuando me enteré de que lo íbamos a fichar ese verano, yo estaba súper, súper contento. Fue la misma sensación que cuando fichamos a Cristiano el año anterior. Sabíamos que era un jugador que iba a estar mucho tiempo en el equipo, iba a rendir a un nivel alto, iba a aportar lo que necesitábamos para ganar trofeos y crear ocasiones. Creo que todos estábamos muy emocionados de haber fichado a una de las máximas promesas de ese momento.

Mikael Silvestre afirma

"Habían pasado unos 10 minutos cuando [Rooney] dio un giro, me dejó en el camino, dejó en el camino a un par de defensores adicionales y sacó un remate que Fabien Barthez tuvo que atajar. En ese momento yo pensé: "Ohhh, Jim tenía razón. ¡Este niño es súper rápido!"

Para mí, también significaba que iba a tener que trabajar aún más en los entrenamientos, pero eso me encantaba. Siempre sentí que era mejor enfrentar a tipos como Wayne y Cristiano en los entrenamientos - antes había sido Ruud, Andy Cole, Dwight Yorke, Ole, Teddy - porque yo era un gran competidor y siempre quería probarme ante los mejores futbolistas. No sólo era rápido e inteligente, también era fuerte. Yo también lo era y físicamente, como defensor, es parte importante del juego, así que siempre gocé al momento de enfrentarlo.

Él ya era genial cuando llegó, pero siempre estaba mejorando. Aprendió mucho de los demás, de Ole, de Ruud, de Louis y, al igual que Cristiano, aprendía rápidamente. Tuvo que aprender a ser más consistente para mantener su lugar en el XI Titular del United e Inglaterra. Él era, al igual que resto de nosotros, un mal perdedor y si no quieres perder, siempre tienes que mejorar. Él lo entendía. Siempre quería mejorar su juego.

Llegó al equipo lesionado porque se fracturó el pie en la Euro 2004, pero ya tenía muy buena relación con los jugadores ingleses y tuvo una adaptación muy fácil al club. Ya era seleccionado inglés y fue fácil para él crear lazos con todo el mundo. Creo que fue fácil para él llevarse bien con todos. Tenía una gran personalidad. Todavía era adolescente, pero se manejaba muy bien. Una de sus fortalezas era que no hacía demasiadas preguntas antes de los partidos, sólo se dedicaba a hacer su trabajo. Hay que ser natural. Si piensas demasiado, sobre todo si eres delantero, te puede empezar a ir mal - fallas algunos remates en un partido, y pasa lo mismo en los siguientes partidos. Wayne no es ese tipo de persona. Juega de forma natural.

Creo que todos nos dimos cuenta de eso en su debut. No estuvo nada mal, ¿verdad?

Mikael Silvestre afirma

"Le había advertido a Lilian Thuram sobre Wayne. Fabien también le advirtió. ¡Creo que Lilian tal vez fue un poco arrogante! Inglaterra ya ganaba 1-0 cuando Wayne lo dejó en el camino en la segunda mitad. Yo tuve que cubrir el espacio, llegué tarde y cometí penal".

Marcó dos goles brillantes en la primera mitad, goles que sólo él puede marcar, pero el tercero, el tiro libre, fue algo distinto. Me sorprendió porque yo no pensaba que tenía la fineza para marcar ese gol. Ya nos había mostrado toda su potencia, pero él estaba cerca del área, así que tuvo que hacerlo con delicadeza. Yo no lo vi ensayar eso demasiado, así que fue como: ¡Ok, wow, también sabe hacer eso!

Realmente lo tenía todo. Pasé cuatro temporadas con él en United y fue excepcional tenerlo como compañero. Fue un jugador de equipo de verdad. No tiene nada de egoísta. Algunos delanteros sólo quieren marcar goles, pero Wayne era todo lo contrario. A veces incluso le pedimos que fuera más egoísta. Además, los otros elementos de su juego: de cerca o de lejos, siempre te daba distintas opciones cuando tenías la pelota en defensa. Fue un placer para nosotros como defensores porque él siempre se hace disponible para ayudarte.

Mikael Silvestre afirma

"Pasé cuatro temporadas con él en United y fue excepcional tenerlo como compañero. Fue un jugador de equipo de verdad. No tiene nada de egoísta. Algunos delanteros sólo quieren marcar goles, pero Wayne era todo lo contrario. A veces incluso le pedimos que fuera más egoísta".

Terminó teniendo una carrera increíble en el United, siempre evolucionando como jugador. Después de irme al Arsenal, lo enfrenté cuando estaba en la cima de su carrera. Ya tomaba muy buenas decisiones, ya era maduro cuando llegó al United, pero a esas alturas estaba tan avanzado que era difícil detenerlo. Realmente, pero realmente difícil. Y mejoró aún más jugando con los demás, su entendimiento con Cristiano y Carlos Tévez era tan bueno y se convirtió aún más en jugador de equipo. Al parecer no se molestaba cuando el entrenador le pedía jugar en el lado izquierdo, lo hacía sin problemas y lo hacía de manera fantástica.

Cuando pienso en los compañeros que tuve en mi carrera, a nivel de club y de selección, es ridículo. Zidane, Ronaldo, Cristiano, Baggio, Henry, Trezeguet, Blanc, Zanettii, Simeone, Keane, Beckham, Scholes, Giggs, para nombrar a unos pocos... Wayne, sin dudas, está entre los mejores.

No sólo por su habilidad, sino también porque sé lo que se necesita para ser jugador del United, el trabajo detrás de las escenas que la gente no ve, que ni puede imaginar... Jugó en el United por más de una década y marcó más goles para el club que cualquier otro jugador. Durante ese tiempo, todo el esfuerzo que dedicó al club y al equipo, corriendo por toda la cancha, defendiendo desde el ataque, jugando lesionado varias veces, entregándose por completo al United. Fue un Red de verdad.

Recomendado: