dffghg

Una semana muy emotiva

En estos siete días, el club recordará a las 23 personas que perdieron la vida en el accidente aéreo de Munich del 6 de febrero de 1958.

En la previa del partido del pasado sábado ante Wolverhampton Wanderers por Premier League, Manchester United llevó a cabo un homenaje especial, que tuvo lugar bajo el Munich Memorial Clock de Old Trafford.

Allí, el reverendo John Boyers leyó varios poemas, canciones y oraciones en honor a los fallecidos, mientras decenas de hinchas lo acompañaban a la par.

Además, los jugadores salieron a la cancha con un brazalete de color negro en señal de respeto hacia los Busby Babes. También, la gente de Stretford End volvió a desplegar la famosa bandera con la imagen de los heroicos futbolistas, tal y como se hizo en otras oportunidades.

5466y
El pasado sábado, los hinchas le rindieron tributo a los Busby Babes bajo el Munich Memorial Clock.

Al margen de esto, el club continuará recordando la memoria de los 23 a lo largo de toda esta semana, que seguramente se cargará de emotividad y reminiscencia.

Para empezar, nada mejor que hacer eco del último partido que los chicos disputaron en Inglaterra…

Cinco días antes del fatal accidente, Manchester United enfrentó a Arsenal en Highbury ante la presencia de casi 65 mil personas. Esa tarde, los Busby Babes jugaron uno de sus encuentros más emblemáticos, que terminó en un espectacular 5-4 a su favor.

En el primer tiempo, Duncan Edwards, Bobby Charlton y Tommy Taylor pusieron en ventaja al equipo con una contundencia sensacional. De todas formas, los locales llegaron al empate en el complemento solo para desatar la locura de la gente, que no podía creer lo que estaba sucediendo.

No obstante, Dennis Viollet y Taylor volvieron a adelantar al conjunto visitante, que terminó quedándose con la victoria pese al posterior descuento de Derek Tapscott. Sin dudas, un resultado que condujo a muchos a elegir este partido como el mejor de la década.

gtrryy
Antes del partido, Duncan Edwards se tomó un momento para firmarle un autógrafo a un niño.

Lamentablemente, este fue el último encuentro que los muchachos jugaron en el país, ya que luego tuvieron que viajar al actual estadio de Partizán de Belgrado para enfrentar a Estrella Roja por el partido de vuelta de la Copa de Europa de 1958.

Allí, el plantel consiguió el pase a las semifinales del torneo continental, pero perdió algo mucho más grande.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas