United

Si no se sufre un poco, no vale

Manchester United se impuso ante Fulham en Craven Cottage y recuperó la punta del campeonato local.

En la previa, todo el mundo había anticipado lo difícil que sería este cruce, teniendo en cuenta el escenario, las condiciones climáticas y, sobre todo, la dureza del rival de turno, que venía de sorprender a Tottenham Hotspur y Chelsea pese a la derrota del pasado sábado.

Pero los chicos de Ole Gunnar Solskjaer, que sabían muy bien lo que les esperaba en Londres, no dudaron en calzarse los botines y salir a la cancha en busca de una nueva victoria.

United
Ole Gunnar Solskjaer y Michael Carrick en Craven Cottage.

Dejando de lado el error del 1-0 parcial, los muchachos hicieron un partido correcto, demostrando un compromiso excepcional en cada una de las líneas.

Bruno Fernandes no brilló como nos tiene acostumbrados, pero tuvo destellos de buen fútbol, que influyeron en la llegada del empate, mientras que Edinson Cavani sacó a relucir toda su experiencia dentro del área para marcar la igualdad y darle vida al equipo en un momento sumamente clave.

Fred colaboró en la mitad, tratando de anticipar los avances del conjunto local, pero Paul Pogba terminó llevándose todos los aplausos, no solo por el bombazo que clavó en el segundo tiempo, sino por lo que hizo a lo largo de los 90 minutos.

Tras este triunfo, Manchester United estiró su invicto como visitante por Premier League, acumulando nada más ni nada menos que 17 partidos seguidos sin perder en esta condición. Y, como si fuera poco, igualó el récord de la recordada campaña de 1998/99.

Con estos números en mente, el deseo ya es más que claro. Todavía falta mucho, por eso hay que ir paso a paso, pero esas ganas de competir bien arriba, demostrando todo el trabajo hecho puertas adentro, no tiene precio, y es hermoso.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas