Manchester United.

Manchester United 4 Bournemouth 1

La máquina goleadora de Ole Gunnar Solskjaer dio la bienvenida al 2019 con otro festival de goles, al aplastar 4-1 al Bournemouth en el Old Trafford.

El United celebró anticipadamente el Año Nuevo con otra abultada victoria que se suma a las obtenidas contra el Cardiff City y el Huddersfield Town. Además, vale la pena hacer notar que los Rojos consiguieron 12 goles en las tres primeras victorias del estratega noruego en la Premier League.

La arrolladora victoria de los Rojos se inspiró en la impresionante actuación personal de Paul Pogba. El francés firmó dos goles en los primeros 45 minutos, con lo que lleva cuatro tantos desde la llegada de Solskjaer, y contribuyó al gol de Romelu Lukaku en la segunda parte.

Marcus Rashford también anotó. Todo iba de maravilla para el United cuando Eric Bailly, en su primera titularidad con el técnico interino, fue expulsado en el segundo periodo.

La mano del técnico interino Solskjaer se vio ya en el primer partido del United, contra el Cardiff antes de Navidad, cuando Marcus Rashford allanó el camino de la victoria con un gol tempranero.

Los goles tempraneros habían sido hasta ese entonces una rareza para el United, pero hoy, contra el Bournemouth, los jugadores volvieron a encender el Old Trafford en los primeros minutos de juego. Rashford volvió a intervenir, esta vez con una gloriosa asistencia.

El jugador originario de Mánchester ha estado jugando recientemente como delantero central, sin embargo, fue su excelente juego de pies por la banda lo que el día de hoy puso al público de pie en el minuto 5. Sus rápidos regates desarmaron a Nathon Aké y Diego Rico frente al Stretford End, y Paul Pogba se barrió para encontrar el centro de Rashford y anotar el primero de la tarde. 

La hinchada del Old Trafford era pura sonrisa y cantaba el repertorio completo de canciones dedicadas a Solskjaer, mientras los Rojos disfrutaban de la posesión del balón.

Aunque el Bournemouth cayó 5-0 en Wembley contra el Spurs el pasado 26 de diciembre, esta tarde se arriesgaron y fueron un verdadero peligro en el contraataque. En el minuto 26, el cuadro visitante pudo haber igualado el marcador, de no haber sido por otra brillante reacción de David de Gea para bloquear un remate de cabeza de Aké.

Paul Pogba.
Paul Pogba dio la primera estocada contra el Bournemouth

Pero, en el minuto 33, el United no perdonó, y Pogba amplió la ventaja al marcar su segundo gol del partido.

En la acción del gol, el francés se elevó para rematar con potencia desde los linderos del área chica el centro elevado de Ander Herrera.

Después de haber sido una espina clavada en el pie del Bournemouth durante todo el primer tiempo y de haber estado desestabilizando constantemente la defensa de Eddie Howe, Rashford se retrató en el marcador en el minuto 45. El delantero encontró un sensacional centro de tres dedos de Martial y disparó al segundo poste para colocar el 3-0.

Lo único que le está faltando al hasta ahora exitoso reinado de Solskjaer, es una valla invicta. Y justo cuando los Rojos pensaban que se irían intactos al descanso, el Bournemouth descontó. El defensa Aké, a quien De Gea ya le había negado un gol, en el segundo intento concretó con un testarazo a bocajarro.

Fue el único punto negativo en la actuación del United en la primera mitad del partido, en que los hinchas tuvieron muchas oportunidades de festejar.

El United inició la segunda parte con la misma fuerza, si no mayor, que la primera. Sobre todo, la gran figura de Pogba deslumbró en la cancha, demostrando una categoría irrebatible.

En el minuto 65, el influyente mediocampista intervino en una fenomenal jugada de los Rojos que comenzó Nemanja Matic, siguió con Pogba y terminó en Rashford, quien intentó, infructuosamente, vencer al arquero rival Asmir Begovic.

Poco después, Solskjaer hizo el primer ajuste del partido, y Rashford se llevó el merecido aplauso que le dedicaron los espectadores puestos en pie al concluir su participación y darle entrada a Romelu Lukaku.

El inspirado cambio del estratega del United resultó ser tremendamente eficaz: menos de dos minutos después, el belga ya se había retratado en el marcador. Pogba, continuando con su impresionante tarde, lanzó un venenoso y preciso pase a los pies de Lukaku, quien solo tuvo que empujar el esférico al fondo de la red a quemarropa.

Instantes después del gol de Lukaku, Pogba estuvo a punto de completar su triplete: soltó un cañonazo con dirección a puerta que, lamentablemente, solo consiguió estrellarse en el marco de la portería. ¡Qué tarde de emociones para los hinchas de los escarlatas!

El United se la estaba pasando de lujo hasta que el árbitro expulsó al marfileño Eric Bailly en el minuto 79 por una falta cometida sobre el suplente Ryan Fraser.

Los planes de Solskjaer en ese momento incluían el ingreso de Marouane Fellaini a la refriega –el mediocampista belga ya se encontraba en la zona técnica listo para entrar en el terreno de juego–, sin embargo, la tarjeta roja de Bailly trastocó dichos propósitos y Phil Jones sustituyó a Martial.

A fin de cuentas, el mermado United navegó sin problemas hasta el silbatazo final y se embolsó los tres puntos, por lo que los hinchas volvieron a abandonar el estadio con una sensación de enorme bienestar.

LA INFORMACIÓN DEL PARTIDO

United: De Gea, Young (c), Lindelöf, Bailly, Shaw, Matic, Herrera (A Pereira,75), Pogba, Lingard, Martial (Jones 81) Rashford (Lukaku 70)

Suplentes: Romero, Fellaini, Mata, Fellaini, Darmian

Tarjetas amarillas: Young, Herrera

Tarjeta roja: Bailly (79)

Goles: Pogba (5, 33), Rashford (45), Lukaku (72)

Bournemouth: Begovic, Cook, Aké, Surman (c) (Mings 81), Ibe, Daniels, Wilson (Fraser 66), King, Stanislas, Brooks (Mousset 66), Rico

Suplentes: Boruc, Lerma, Defoe, Simpson

Gol: Aké (45+1)

Asistencia 74,556.