Tony

Fiesta de goles en Old Trafford

Manchester United se impuso por 5-2 ante Bournemouth en el Teatro de los Sueños.

Por tercera vez consecutiva, Ole Gunnar Solskjaer optó por salir a la cancha con el mismo once que paró ante Sheffield United y Brighton, teniendo en cuenta la consistencia que había presentado en todos los sectores, especialmente en ataque.

De esta manera, pese a la seguidilla de partidos y al cansancio que podría presentar esta plantilla, el entrenador decidió tomar esta interesante decisión con el afán de volver a abatir a su rival y seguir sumando puntos clave en la lucha por clasificar a Champions League.

567
Una poderosa frase del gran Sir Matt Busby.

En el primer tiempo, los chicos tuvieron algunos problemas para afirmarse en el campo de juego, mostrándose algo imprecisos en ofensiva y ciertamente inseguros atrás, donde no tardaron en sufrir las consecuencias de sus desatenciones.

Lamentablemente, los de Eddie Howe supieron aprovechar este pequeño desliz y se pusieron en ventaja con un buen gol de Junior Stanislas, que superó a Harry Maguire y liquidó a David De Gea en cuestión de segundos.

Sin dudas, el central no reaccionó con la firmeza habitual, y el arquero no llegó a cubrir el primer palo, pero el remate del atacante sorprendió a ambos, dejándolos casi a la deriva, sin poder hacer nada para evitar este alarmante 1-0. Mérito del hombre de Bournemouth, por supuesto.

Por fortuna, los Red Devils no perdieron la cordura y lograron acomodarse en la cancha en poco tiempo, exhibiendo los puntos más fuertes de su creciente evolución futbolística.

Antes del descanso, Mason Greenwood, Marcus Rashford y Anthony Martial dieron vuelta la historia con gran autoridad, solo para anticipar lo que vendría en el complemento: otra cómoda goleada en el Teatro de los Sueños.

567
Sobre el cierre del primer tiempo, Anthony Martial se reencontró con el gol.

En la segunda mitad, Joshua King descontó de penal, dándole algo de ilusión a su equipo. Sin embargo, Manchester United ya había consolidado su supremacía, y no dudó en ampliar el resultado a su favor.

Durante este período, Greenwood volvió a convertir, pero esta vez de derecha, mientras que Bruno Fernandes puso el 5-2 final tras una fantástica ejecución de tiro libre.

Bruno
Bruno Fernandes se dio el gusto de ampliar la ventaja en el complemento.

Puede que los muchachos de Solskjaer no hayan dominado el encuentro tal y como lo hicieron en el Amex Stadium, por ejemplo, donde el adversario apenas tuvo alguna que otra chance de gol sobre el cierre de la noche. No obstante, cada uno de ellos dejó en claro que verdaderamente cuenta con lo que hace falta para vestir la camiseta del club.

La forma en la cual le hicieron frente a un 1-0 peligroso reveló el carácter que desarrollaron gracias al apoyo del DT, que parece estar viviendo los frutos de su ardua e incansable labor.

Ole
Ole Gunnar Solskjaer respalda a absolutamente todos sus dirigidos.

Para todos los que alentamos a este grupo de jugadores desde el minuto uno, el simple hecho de poder disfrutar de este tipo de despliegues no solo llena el alma, sino que genera una suerte de felicidad plena, que no se puede explicar con palabras.

Este siempre fue el camino, y hay que seguir transitando por él.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas