Compadres

UTD Unscripted: Una amistad improbable

Cuando llegué a Manchester, tuve que lidiar con algunas barreras de idioma.

Yo venía de jugar dos años y medio en Holanda con PSV Eindhoven, donde decidí estudiar holandés e inglés, lo que fue tan difícil para mí. Hice un buen trabajo, eso sí, porque yo no sabía nada - de verdad NADA - de ningún otro idioma que no fuera coreano o japonés. Aprender lo básico de inglés me ayudó cuando me uní al United en 2005, porque tenía que conversar con los otros jugadores, y eso era importante para poder adaptarme a la cultura del club.

Al comienzo, dos jugadores en particular ayudaron en mi adaptación. Un par de holandeses: Ruud van Nistelrooy y Edwin van der Sar. Edwin llegó al club casi al mismo tiempo que yo, en el mismo mercado de pases, y tenía experiencia en la Premier League con Fulham. A esas alturas Ruud ya llevaba algunos años en el club y me explicó todo acerca de la historia del club. El tiempo que estuve en Holanda me sirvió para establecer esa conexión con ellos, particularmente con Ruud, quien también había sido jugador del PSV. En ese momento yo diría que ni hablaba inglés decentemente, pero lo hablaba mejor que holandés, así que conversábamos en inglés y esos dos realmente me ayudaron a adaptarme.

El idioma realmente era la gran diferencia entre Inglaterra y Holanda, así que ese fue mi mayor problema de adaptación, y poco a poco yo siempre estaba mejorando, aprendiendo el idioma, aprendiendo lo que era jugar en el fútbol inglés y aprendiendo lo que significaba jugar para United.

Ji-Sung Park afirma

Edwin llegó al club casi al mismo tiempo que yo... Ruud ya llevaba algunos años en el club y me explicó todo acerca de la historia del club. El tiempo que estuve en Holanda me sirvió para establecer esa conexión con ellos.

Algunos meses después de mi llegada, apareció un pequeño francés.

No fue la primera vez que me topé con Patrice Evra. Durante mi tiempo en PSV, enfrentamos al Mónaco en la Champions League, creo que en dieciseisavos de final, por lo que lo conocí en esos partidos.

Al comienzo no fuimos muy cercanos. Él recién se había unido al equipo, yo sólo llevaba seis meses, y también había jugadores franceses que lo ayudaron a adaptarse. Así que Louis Saha y Louis Saha y Mikael Silvestre, esos dos realmente lo ayudaron bastante.

Al comienzo no nos llevábamos bien. Después, no sé en realidad cómo ocurrió, pero de a poco nos empezamos a acercarnos. Él se mudó a Alderley Edge y me recomendó hacer lo mismo, así que vivimos cerca el uno del otro, además nos unió nuestro amor por los videojuegos. En esa época, creo que los dos jugábamos Pro Evolution Soccer. Una vez que comenzamos a jugar eso, nos juntábamos en nuestras casas a cenar, jugar videojuegos y así nos fuimos acercando. Yo no hablaba francés, él no hablaba coreano y ninguno de los dos hablaba inglés muy bien, ¡así que supongo que ayudó el idioma del fútbol!

Durante esos primeros meses él era bastante callado. ¡Eso no duró mucho! Él tenía que saberlo todo y conocer a todo el mundo antes de mostrar todo su carácter. Cuando conoció al club, conoció a los jugadores, se sintió más cómodo y después todos pudimos ver su gran personalidad y se convirtió en una gran presencia en el vestuario.

Patrice es ruidoso. Todos lo saben ahora. Probablemente dentro de los primeros tres en ese grupo. Rio, Gary, Patrice. ¡Me imagino que todos dirían que esos tres eran los más ruidosos de ese vestuario!

Así que en realidad no sé cómo Patrice y yo nos convertimos en amigos cercanos, pero ocurrió con el paso del tiempo. Luego, cuando llegó Carlos Tévez en 2007, fuimos muy cercanos los tres. ¡Nuevamente, no sé por qué!

Él hablaba español, Patrice también sabe hablar español, y de repente éramos amigos. Después de entrenar, hacíamos toques con le pelota juntos y eventualmente lo hicimos cada vez que nos juntamos, dentro o fuera de la cancha. ¡Si bien no puedo comunicarme con Carlos porque yo no hablo español y él no hablaba inglés en esa época, Patrice traducía todas nuestras conversaciones!

Logramos entender algunas palabras de nuestros respectivos idiomas - coreano, francés, español - pero fueron pocas palabras en realidad. ¡A veces eran palabras malas! Pero hablamos principalmente en inglés y Patrice traducía cuando había que hacerlo - ¡porque creo que Carlos sabe hablar inglés pero no quiere hacerlo!

Cada vez que nos juntamos a cenar, en el hotel e incluso antes de los partidos, nos sentamos juntos los tres, los tres siempre hicimos el calentamiento previo juntos. Siempre estábamos juntos. En los aviones para los partidos de Champions League, en los trenes para los partidos de visitante en Inglaterra, siempre nos sentamos juntos. Pasó naturalmente y si bien no hablamos un idioma en particular, estábamos felices juntos. Nos sentimos cómodos. Uno siempre debe sentirse cómodo con alguien, y si bien no podíamos comunicarnos directamente, nos sentimos muy cómodos los tres juntos.

El ambiente también ayudó porque estábamos todos felices con lo que estaba pasando en el equipo. Realmente fue un buen momento para mí, tanto dentro como fuera del campo de juego. Éramos todos buenos amigos y a veces pasamos más tiempo entre nosotros que con nuestras familias. En esa situación, es muy importante tener eso: buenas sensaciones con los otros jugadores.

Éramos profesionales y sabíamos lo que teníamos que hacer y cómo hacerlo, estábamos ganando partidos importantes, ganando trofeos y compartiendo esos momentos juntos. El ejemplo mío, con Patrice y Carlos, demuestra cómo era el vestuario del United en esa época. Venimos de continentes distintos, de distintas partes del mundo, jugadores de Asia, Europa, Sudamérica, pero estos tres eran amigos cercanos en el club. Eso demuestra cómo era el vestuario, demuestra lo bueno que era. Así tuvimos éxito en esa época.

Ji-Sung Park afirma

Carlos hablaba español, Patrice también sabe hablar español, y de repente éramos amigos. Después de entrenar, hacíamos toques con le pelota juntos y eventualmente lo hicimos cada vez que nos juntamos, dentro o fuera de la cancha. ¡Patrice traducía todas nuestras conversaciones!

Ganamos la Premier League varias veces y llegamos a muchas finales, y en Moscú viví uno de mis momentos más tristes al enterarme que no iba a formar parte de la plantilla para la final de la Champions League ante Chelsea. Todos fueron geniales, pero aún me acuerdo de Patrice y Carlos en particular, ellos me consolaron. Yo estaba triste, obviamente, pero ellos me abrazaron, y vi en sus caras lo decepcionados que estaban y la tristeza que sintieron por mí. Querían compartir el momento conmigo, con su amigo, así que realmente estoy agradecido por cómo me trataron y las expresiones en sus rostros. ¿Pero qué podíamos hacer? Yo estaba decepcionado, pero una vez que comenzó el partido, me puse a rezar para que ganáramos. Esa es nuestra situación. Así era la atmósfera del vestuario. ¡Después de todo, ganamos la Champions League, así que no se podía culpar a nadie!

En la fiesta después del partido, por una parte lo disfruté, por otra parte no, fue una sensación extraña. En mi cabeza yo entendía que éramos campeones de Europa pero no lo sentí de verdad en mi corazón, tuve sensaciones mixtas. Yo estaba realmente feliz del éxito que tuvimos al ganar la Champions League, eso era lo que queríamos hacer, y sé que no fui el único, hubo otros miembros del equipo que tampoco jugaron. Había 25 jugadores o más que querían estar en la plantilla y sólo 18 fueron tomados en cuenta, así que sé que no era sólo yo. Sabes, así es el equipo. Para mí, yo aprecio el aporte que hice para ayudar al equipo a alcanzar ese logro, pero cada jugador sabe que tiene que hacer su trabajo. Si no pude formar parte de la plantilla del entrenador para la final de Moscú, significó que había cosas que yo tenía que mejorar. Si pierdes algo, tienes que encontrar la manera de lograrlo la próxima vez. Lo hice, porque al año siguiente volvimos a la final de la Champions League y fui titular, ¡aunque lamentablemente no ganamos!

Después, Carlos se fue del equipo y las cosas se volvieron extrañas. Siempre habíamos estado juntos, y de repente quedó un vacío. Con Patrice siempre lo conversamos, siempre nos preguntamos por qué se fue para unirse al City, porque lo echábamos de menos, pero así es el fútbol. Nunca vas a tener a los mismos jugadores hasta llegar al retiro. Sabemos que algún día habrá rupturas, pero con nosotros pasó rápidamente, después de apenas dos años. Nos hubiera gustado seguir juntos más tiempo, pero así es la vida del fútbol y debemos aceptarlo.

Dentro de poco, Carlos regresó a Old Trafford con City y fue un día muy, muy inusual para nosotros. Incluso el calentamiento previo fue extraño. Siempre habíamos estado juntos, los tres haciendo el calentamiento juntos, y de repente estábamos calentando por separado en la cancha, yo junto a Patrice, y pudimos ver a Carlos con su nuevo equipo. Fue una sensación extraña verlo por primera vez, pero somos profesionales y sabíamos que teníamos que enfocarnos en el partido, había que ganar. Después uno podía abrazar a su amigo y conversar con él, pero nuestro trabajo era el derbi y había que ganar el partido. El fútbol no se detiene.

Ji-Sung Park afirma

"Patrice fue un gran compañero de equipo, pero honestamente es más que eso; creo que es mi mejor amigo de toda la vida."

Así que nuevamente éramos dos amigos en el vestuario.

Los otros jugadores siempre nos preguntaban, '¿Cómo son amigos?' ¡Ellos nos preguntaban, pero nunca tuvimos una respuesta! Pasó naturalmente, era una sensación que teníamos. Esto es algo especial. Lo disfrutamos y creo que todos lo disfrutaron de lejos, mirándonos y preguntándose cómo éramos tan cercanos. Siempre nos invitaron a participar con ellos, siempre nos reímos todos y creo que disfrutaron de nuestra pequeña amistad.

Siempre bromearon con nosotros, y eventualmente nos dieron un apodo.

Rush Hour. [Una Pareja Explosiva]

Era una película mundialmente famosa en esa época. Alguien editó algunas fotos en internet: el cartel de la película de Rush Hour con nuestros rostros. Mi rostro encima del cuerpo de Jackie Chan y Patrice era Chris Tucker. Yo lo vi primero y se lo mostré Patrice. Nos encantó, los dos lo encontramos muy divertido y siempre nos daba risa. Les encantó a todos en el vestuario y así quedó. Una vez nos sacamos una foto imitando el cartel de la película.

Vivimos grandes momentos juntos, pero, como dije, uno nunca pasa toda la carrera con los mismos jugadores y en 2012 tuve que irme del United. Fue algo muy extraño, muy triste, muy difícil para mí. Siete años es la mayor cantidad de tiempo que he pasado en un club, pero tuve que irme para poder jugar.

Fue difícil, pero contarle a Patrice... wow. ¡Eso fue realmente difícil! Me sentí muy mal por él. Tenemos el mismo representante y él sabe todo lo que está pasando y sabía que podía pasar algo, pero no lo hizo más fácil de aceptar.

Ji-Sung Park afirma

"Carlos se fue del equipo y las cosas se volvieron extrañas. Siempre habíamos estado juntos, y de repente quedó un vacío. Con Patrice siempre lo conversamos, siempre nos preguntamos por qué se fue para unirse al City, porque lo echábamos de menos, pero así es el fútbol".

Él estaba muy triste.

Me dijo: ¿Con quién voy a hacer el calentamiento previo?

Cada vez que jugó, había sido conmigo. Yo había estado con él durante toda su carrera en United. Así que lo conversamos y quedamos muy tristes, pero al final me deseó suerte y después me fui.

Por supuesto seguimos siendo amigos, y lo invité a mi matrimonio algunos años después. En ese momento él estaba en Estados Unidos, así que tuvo que viajar a la boda en Corea para después volver directamente a Francia. Estuvo un día. ¡Es un viaje realmente largo para una visita de un día! También viajó a Corea algunas veces para participar en eventos privados míos, así que estoy realmente agradecido de él.

Por estos días, a veces nos juntamos a almorzar o a cenar en Londres o cada vez que coincidimos en un mismo lugar. Hablamos por teléfono o nos mandamos mensajes de texto y mantenemos esta relación fuerte, estemos donde estemos. El haberlo conocido es uno de los grandes placeres de mi vida. Patrice fue un gran compañero de equipo, pero honestamente es más que eso; creo que es mi mejor amigo de toda la vida.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas