6777

Desde Turín, con amor

Un día como hoy, pero de 1999, Manchester United daba vuelta un partido histórico ante Juventus en Italia.

Todos saben que la temporada 1998/99 fue la más exitosa de la historia del club, porque vio a los dirigidos por Sir Alex Ferguson ganar el famoso Treble, convirtiéndose así en el primer y único equipo inglés en quedarse con la Premier League, la FA Cup y la Champions League en una misma campaña.

Sin embargo, la Clase del ’92 y el resto de los jugadores que conformaban aquel conjunto campeón tuvieron que atravesar diversos obstáculos para llegar al objetivo. Desde situaciones insólitas hasta múltiples empates. Afortunadamente, todos contaban con la mentalidad necesaria para sobrellevar cada momento, incluso cuando parecía que el sueño estaba a punto de apagarse.

En esos instantes de desesperación, cuando cualquiera podía perder los estribos por estar uno o dos goles abajo, estos chicos crecían hasta volverse más grandes que el rival. Y eso ocurrió nada más ni nada menos que ante Juventus en Turín…

5477
Roy Keane en acción ante Edgar Davids y Gianluca Pessotto.

Tras conseguir un empate sobre la hora en Old Trafford, Manchester United sabía que tenía que arriesgar todo en Italia para ganarse el pase a la final de la Champions League en el Camp Nou. Por lo tanto, salió a jugarle de igual a igual al local.

Bajo una marea de hinchas italianos, que le dieron un tinte especial al partido, la Vecchia Signora fue directo al grano. Teniendo en cuenta que había sacado un buen resultado en el Teatro de los Sueños, no podía desperdiciar esta oportunidad única.

De esta manera, Filippo Inzaghi, un goleador nato que estaba dispuesto a dejar todo por la clasificación, fue el encargado de abrir el marcador aquella noche.

Sin bajar la cabeza, los Red Devils trataron de hacer su juego, pero volvieron a verse doblegados por este astuto delantero, que estiró la ventaja cuando ni siquiera habían transcurrido 15 minutos del primer tiempo. Indudablemente, un golpe bajo para los chicos de Ferguson, que tendrían que hacer la heroica para dar vuelta esta situación.

En aquel entonces, Manchester United ya era conocido por levantar encuentros complicados. Por ende, pese a que la historia no pintara de la mejor manera en Turín, los hinchas que habían viajado al Piamonte nunca perdieron ese dejo de esperanza que solía surgir cada vez que estos chicos salían a la cancha.

Y así, cuando algunos tal vez no lo esperaban, la remontada empezó a tomar forma.

Gol del día: Keane ante JuventusVídeo

Antes de la media hora, Roy Keane surgió como una fiera desde el área chica para conectar un frentazo letal y marcar el descuento tras un buen centro de David Beckham. Luego de esta acción, el irlandés ni siquiera fue a buscar la pelota, ya que solo encontró tiempo para correr hasta su posición y esperar a que se reanude el juego. Sin dudas, una demostración de carácter enorme.

Diez minutos después, Dwight Yorke entró en escena. Tras ver cómo Jaap Stam había salvado una pelota peligrosísima en la línea, no tardó en hacer lo suyo en el arco contrario. Gracias a un perfecto pase pinchado de Andy Cole, el trinitense liquidó a Ángelo Peruzzi con un cabezazo inatajable para poner el 2-2 parcial y despertar las alarmas de todos los locales.

Con este resultado, los Red Devils estaban logrando el tan ansiado pase a la final, pero sabían que todavía quedaba mucho por jugar. Por lo tanto, se dedicaron a hacer lo que hacían mejor.

546
En cuestión de minutos, Delle Alpi se convirtió en el escenario perfecto para Dwight Yorke

Tras una serie de intentos fallidos por parte de ambos equipos, que tuvieron varias oportunidades de ampliar aún más el marcador, Yorke aprovechó un descuido de la defensa y, cuando solo restaban seis minutos para el cierre, se hizo con el control de la pelota y eludió al arquero para quedar a un paso del gol.

Para su lamento, Peruzzi le impidió llegar a destino al cometerle una posible infracción. Sin embargo, el siempre atento Cole, que había seguido la jugada con gran detenimiento, corrió hacia el balón para empujarlo con el más lindo de los derechazos. “Game over”.

“A toda velocidad hacia Barcelona”, dijo el relator, mientras los muchachos se unían en un abrazo casi tan grande como el que los hinchas se estaban dando en las tribunas del Delle Alpi.

56
Así festejaron los hinchas de Manchester United.

La llegada del pitazo final, que terminó de confirmar lo que se había visto hace minutos, no solo desató un festejo único, sino que selló una victoria que siempre será recordada como una de las más lindas de la historia del club.

Lo que vino después fue todavía más hermoso, pero quedará para otra oportunidad.

Las opiniones expresadas en este artículo son de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de Manchester United.

Recomendado:

Palabras clave relacionadas